[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Vida inteligente

Nueve cosas que haces por tu primer hijo que no te molestas en hacer por el segundo


foto-articulo-Vida inteligente

Descubrir que estás esperando a tu primer hijo es un sentimiento como ningún otro. Desde el momento en que ves la línea azul en la prueba de embarazo, comienzas a planificar: estaba ahorrando para las lecciones de piano del bebé No. 1 antes de que mis náuseas matutinas desaparecieran. Cuando nació, el pequeño “HG” tenía un sistema de viaje de última generación, la cuna más elegante de este lado del Palacio de Kensington y todas las ayudas para dormir que puedas imaginar (aunque ninguna de ellas funcionaba, por supuesto).

Cuando nos enteramos de que Bebé No. 2 estaba en camino, estábamos igualmente encantados. Pero con un niño pequeño al que cuidar, la planificación no fue tan emocionante ni animada. Más otra tarea que abordar antes del baño y la hora de acostarse. Y cuando ella llegó estábamos, de nuevo, extasiados. Pero después de la explosión inicial de fotos de bebés en Facebook, Bebé “B” ciertamente no se compartió con todos los conocidos en línea. Facebook documentó todos los movimientos de mi primer hijo, incluidos los movimientos intestinales. El número 2 tiene suerte si recibe una mención en su cumpleaños.

¿Crees que soy mala? ¿Crees que soy haragana? No estoy sola. Los padres de todo el país pasan al modo inactivo cuando se trata de criar al niño número 2. A continuación, te indicamos cómo:

  1. Investiga

Bebé #1: desde libros de nombres de bebés hasta Mi primer año, inviertes cada centavo y cada momento del embarazo en investigar cómo ser una mamá fantástica.

Bebé #2: Piensas, “bueno, el número uno todavía está vivo, así que debo estar haciendo algo bien”.

  • Anunciando el embarazo

Bebé #1: Anuncias el nacimiento en Twitter, Facebook, Instragram, en el periódico local, en todos los canales de medios que puedas imaginar, y luego actualizas a tu audiencia al día siguiente, al siguiente y al siguiente.

Bebé #2: Publicas una foto del adorado niño grande tratando de no dejar caer su nuevo Némesis, luego intentas dormir un poco. Publicas otra foto cuando el bebé cumpla un año.

  • Higiene:

Bebé #1: Esterilizas todo religiosamente y lavas toda la ropa antes de que se la ponga. Te lavas las manos con tanta frecuencia que se empiezan a formar ampollas.

Bebé #2: Dejas que se arrastre por pisos sucios mientras arreglas frenéticamente los posibles peligros de asfixia. Los vistes con cualquier cosa que no este empapada o sucia (por lo general, es ropa heredada del bebé #1)

  • Alimentación complementaria:

Bebé #1: Le ofreces alimentos puramente orgánicos cocinados desde cero por tus propias manos.

Bebé #2: Le das las cortezas del pan que el hijo mayor no se quiere comer. Adoptas un enfoque de comer o morir de hambre a la hora de la comida.

  • Seguridad de la uva:

Bebé #1: La pelas, cortas en pedazos pequeños y examinas en busca de minúsculos restos de semillas, cada uva que aparezca dentro de un radio de cinco millas.

Bebé #2: Cortas las uvas por la mitad, o simplemente no te molestas en darle uvas hasta que tenga unos 15 años.

  • Entrenamiento del baño

Bebé #1: Empiezas a pensar en enseñarle a ir al baño en el momento en que empieza a moverse.

Bebé #2: Los dejas en pañales mucho más tiempo del que debería porque simplemente no le molestan.

  • El atuendo:

Bebé #1: Lo vistes de la cabeza a los pies con trajes de Ted Baker y Jasper Conran comprados todos con vales que te dieron cuando nació.

Bebé #2: Lo vistes con ropa usada, independientemente de su tamaño, personalidad o género, porque estás demasiado cansado para ir de compras y nadie se molesta en darte regalos para tu segundo hijo de todos modos.

  • Hora de televisión:

Bebé #1: Evitas la tecnología y la televisión a toda costa: les aplasta la mente e interrumpe su sueño.

Bebé #2: Le pones programas de bebé a partir de las 3 semanas de edad para mantener su estado de rastro mientras te ocupas de alimentar, vestir y tratar de controlar al hijo número uno.

  • Clases y habilidades:

Bebé #1: Empieza las clases de natación a las diez semanas, las clases de música a los tres meses. A los 18 meses lo inscribes al club de fútbol/gimnasia local. A los seis años has agregado clases de francés, gimnasia, ukelele y teatro a su repertorio.

Bebé #2: Arrastrado entre centros comunitarios, piscinas y pabellones deportivos desde el primer día mientras intentas mantenerte al día con la agitada agenda del hijo mayor. Finalmente obtiene una clase propia una vez que el número uno ha comenzado la escuela. Luego induces niveles gigantescos de culpa cuando te das cuenta de que, en realidad, deberías haberle prestado mucha más atención desde el principio.

Así que ahí lo tienes. Los niños son grandes cosas en la vida, traen alegría y deleite donde quiera que van, pero como con cualquier cosa, cuantos más tienes, menos emocionantes son. Cómo alguien tiene el tiempo o la inclinación por un tercero está totalmente fuera de mi comprensión.

Artículo por Huffpost

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Sentencian a esposa del alcalde del Puerto de San José
noticia
Las aventuras de Arzú
noticia Luis Fernando Cáceres
Desapasionarse por la pasión

“Encuentra tu pasión” es un consejo desfavorable..



Más en esta sección

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Cientos de manifestantes mantienen activa la Plaza

otras-noticias

Relatos de una injusticia

otras-noticias

Publicidad