[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Local

Las niñas víctimas de violencia sexual en Guatemala son “invisibles”


El Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva ha registrado 1,448 nacimientos de embarazos de niñas menores de 14 años violadas en Guatemala.

foto-articulo-Local

La ausencia del Estado de Guatemala en materia de Justicia, educación y salud mantienen “invisibles” y “sin derechos” a miles de niñas y adolescentes que cada año son víctimas de abuso y violencia sexual en el país centroamericano.

Así lo afirma la doctora Mirna Montenegro, directora del Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva (Osar), en una entrevista con Efe sobre la situación que viven las mujeres en Guatemala.

“Si hablamos de niñas víctimas de violencia sexual, están invisibles, desprotegidas, sin esperanza y sin derechos”, explicó Montenegro, doctora especializada en salud pública y reproductiva, además dirigente de la organización no gubernamental desde 2008.

Dicho observatorio, integrado principalmente por facultades médicas universitarias y mujeres salubristas, visibiliza periódicamente el aumento de nacimientos registrados en niñas y adolescentes de 10 a 19 años en todo el territorio guatemalteco.

Durante los primeros ocho meses de 2022, la organización ha registrado 1,448 nacimientos de embarazos de niñas menores de 14 años violadas en Guatemala, es decir casi cinco diarios.

Según el análisis de la doctora Montenegro, de esas 1,448 niñas abusadas, solo en el 3 % de estos casos el abusador será procesado, pero sin certeza de una sentencia condenatoria.

“El problema es que en Guatemala hemos avanzado en el tema de la denuncia, pero no en la Justicia, porque el 97 por ciento de las denuncias en el marco de violencia sexual se queda en la impunidad”, explicó Montenegro.

La doctora ejemplifica el atraso en Justicia con el caso de “Angelina”, una niña indígena que dio a luz gemelos producto de una violación en 2019 y el Organismo Judicial de Guatemala programó el juicio contra el abusador para agosto del 2025, seis años después de los hechos.

En las áreas rurales

La mayoría de casos de niñas y adolescentes embarazadas se concentran en zonas rurales de Guatemala, como en el departamento (provincia) de Alta Verapaz, ubicado al norte del país, donde 5.337 menores de 19 años se convirtieron en madres durante 2022, según el observatorio.

En dicha región, muchas niñas son violadas por sus familiares directos o por los dirigentes de las fincas donde están asentadas las comunidades mayas q’eqchi’ a las que pertenecen, según reveló el trabajo de campo realizado por la doctora Montenegro.

 “Alta Verapaz parece un sistema de señores feudales y esclavos. Muchas familias viven en fincas y los capataces piensan que las niñas son parte de su posesión. Hemos encontrado casas donde hay 2 o 3 niñas víctimas de violencia sexual que además están cargando con un bebé”, resaltó la experta.

Los efectos de la violación y la maternidad forzada pueden llegar a destruir los proyectos de vida de las víctimas al grado de considerar el suicidio, advierte la experta.

“En la vida de las niñas afecta totalmente, hasta llegar al intento de suicidio. En 2020 tuvimos 5 suicidios de adolescentes menores de 19 años embarazadas”, explicó la salubrista.

Escasa inversión en educación y salud

En 2021, los Ministerios de Educación y Salud de Guatemala firmaron la carta “prevenir con educación”, que los compromete a garantizar que en escuelas y centros de salud exista personal capacitado en educación integral en sexualidad y prevención de violencias.

Sin embargo, en febrero de este año, diputados oficialistas impulsaron una iniciativa de ley que intentaba prohibir la educación sexual en las escuelas del país centroamericano.

A criterio de la doctora Montenegro, la agenda política de los congresistas guatemaltecos representa un “retroceso en derechos humanos”.

 Además, la salubrista advierte que el presupuesto público que el Gobierno de Guatemala, presidido por Alejandro Giammattei, busca aprobar para el 2023 impactará negativamente en proyectos de salud preventiva.

 “El presupuesto para 2023 reducirá Q4 millones (US$500 mil) del programa de vacunación contra el virus del papiloma humano que es para prevenir el cáncer de cérvix. El nuevo presupuesto no alcanzará para vacunar a las niñas entre 10 y 14 años” advierte la doctora Montenegro.

Agregado a ese contexto, en la actualidad el único apoyo económico estatal destinado para niñas víctimas de violencia sexual es el “programa vida”, un bono de 1,500 quetzales anuales (190 dólares), administrado por el Ministerio de Desarrollo Social.

“En Guatemala hemos avanzado en el registro de víctimas pero nos falta mucho para garantizar los derechos de las niñas y reconocer la violencia sexual como una emergencia médica” concluyó Montenegro. 

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
EE. UU. acusa a Rusia de crear clima de Guerra Fría en Ucrania
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
MSPAS confirma 6 mil 041 casos nuevos en un día
noticia Claudia María Galán
Los derechos de propiedad, la clave del desarrollo económico


Más en esta sección

Universidad Da Vinci gradúa la primera promoción de licenciados en Cine y Televisión

otras-noticias

Lionel Messi ve muy bien a España y a Brasil, pese a peder sus últimos partidos

otras-noticias

Fernando Santos: “No me gustó la reacción de Cristiano Ronaldo luego de ser sustituido”

otras-noticias

Publicidad