[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Local

Un padre desesperado


El padre de Yenifer se gana la vida en un pequeño negocio. “No alcanza el dinero y por eso ella se fue”, asegura.

foto-articulo-Local

Mynor Cardona es el progenitor de Yenifer y con enorme esfuerzo tiene un negocio en el que vende refrescos y golosinas en una de las calles de la zona 9. Tras ser contactado por elPeriódico, relató los difíciles momentos que vivió cuando se enteró de que su hija iba en el camión donde murieron decenas de migrantes.

El desesperado padre recordó que su hija se graduó de secretaria y buscó trabajo, pero no encontró, por lo que decidió marcharse de forma ilegal para buscar un mejor futuro.

“Pensé que estaba muerta. Yo lo único que quería es que me dijeran cómo se encontraba, pero nadie me daba información. Viví momentos de mucha angustia y dolor cuando vi la noticia de todos los muertos que estaban adentro del camión”, confesó.

La esperada llamada
Mynor siguió trabajando en su negocio, pero confesó que se sentía muy angustiado ya que seguía sin recibir noticias de su hija. “No comí durante casi dos días, no tenía hambre porque pensaba en la angustia que estaba viviendo mi hija”, declaró.

Finalmente, Mynor recibió la llamada que tanto esperó por casi 48 horas, luego de que una trabajadora social del hospital donde se encuentra su hija se la comunicó por medio de videollamada.

“Es una bendición saber que estás bien. Lo importante es que estás viva. Tú eres un pedacito muy importante de mi corazón, como todas mis hijas, y me alegro que estés bien… Eres un milagro de Dios, eres una bendición y estoy muy contento de que te encuentres bien”, le dijo Mynor a su hija en la comunicación que guarda de forma muy especial.

Feliz
Luego de la comunicación que sostuvo con su hija, Mynor recuperó el aliento y las ganas de seguir viviendo y trabajando en su humilde negocio, donde es una persona muy conocida y respetada por las personas que pasan por el lugar.

“Siento un gran alivio y estoy muy contento por ella. Quiero decirle pronto en persona que la quiero mucho y la amo. Dios hizo una linda obra con mi hija, por lo que quisiera llenarla de muchos besos y abrazos en este momento”, acotó.

Mynor declaró que intentó conseguir una visa humanitaria para poder visitar a su hija en Estados Unidos, pero se la negaron. “No me la quisieron dar, y eso me tiene un poco triste porque no la podré ver en este momento, pero lo importante es que está viva”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Jueces de Paz eligen representantes ante el Consejo de la Carrera Judicial
noticia AFP
La frustración de la OMS dos años después de declarar la pandemia que confinó al mundo
noticia Maya Alvarado Chávez/laCuerda
Dejar de ser silencio


Más en esta sección

Laparra va a juicio en noviembre y Sandoval será testigo

otras-noticias

Guatemala registra más de 2 mil 500 homicidios entre enero y julio

otras-noticias

Funsepa y Mineduc inauguran dos municipios digitales más

otras-noticias

Publicidad