[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Ciencia & Tec

Así luce el invierno en Marte, según la NASA


A pesar del frío, ninguna región de Marte recibe más de unos pocos centímetros de nieve, la mayor parte de la cual cae sobre áreas extremadamente planas.

foto-articulo-Ciencia & Tec

La NASA ha mostrado cómo es el invierno en Marte, donde la nieve tiene forma de cubo, los paisajes están helados y la escarcha acompaña a las temperaturas bajo cero. Precisamente, las temperaturas más frías se alcanzan en los polos del Planeta Rojo, donde se llegan a alcanzar hasta 123 grados bajo cero.

   A pesar del frío, ninguna región de Marte recibe más de unos pocos centímetros de nieve, la mayor parte de la cual cae sobre áreas extremadamente planas, por lo que no hay grandes acumulaciones de nieve. Para que llegue el invierno en Marte es necesario que pasen varios meses debido a su órbita elíptica, que hace que un año en este planeta sea el equivalente a alrededor de dos años terrestres.

   Aún así, el planeta ofrece fenómenos invernales únicos que los científicos han podido estudiar, gracias a los exploradores robóticos de Marte de la NASA. Así, la nieve marciana se presenta en dos variedades: hielo de agua y dióxido de carbono, o hielo seco.

   “Si buscas esquiar tendrías que ir a un cráter o acantilado, donde la nieve podría acumularse en una superficie inclinada“, ha explicado el científico del Laboratorio de la Nasa en el sur de California Sylvain Piqueux.

HiRISE capturó estas “megadunas”, también llamadas barchans. Escarcha de dióxido de carbono y hielo se han formado sobre las dunas durante el invierno; a medida que esto comienza a sublimar durante la primavera, se revela la arena de la duna de color más oscuro.Créditos: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Arizona

   La nieve ocurre solo en los extremos más fríos de Marte: en los polos, bajo la cubierta de nubes y de noche. Las cámaras de las naves espaciales en órbita no pueden ver a través de esas nubes y las misiones de superficie no pueden sobrevivir en el frío extremo. Como resultado, nunca se han capturado imágenes de nieve cayendo, pero los científicos saben que sucede gracias a algunos instrumentos científicos especiales.

   Precisamente, el Orbitador de Reconocimiento de Marte de la NASA puede mirar a través de la capa de nubes utilizando su instrumento Mars Climate Sounder, que detecta la luz en longitudes de onda imperceptibles para el ojo humano. Esa capacidad ha permitido a los científicos detectar la nieve de dióxido de carbono que cae al suelo.

   En 2008, la NASA envió el módulo de aterrizaje Phoenix a unos 1.600 kilómetros del polo norte de Marte, donde utilizó un instrumento láser para detectar la nieve helada que caía a la superficie.

La cámara HiRISE capturó esta imagen del borde de un cráter en pleno invierno. 
La pendiente del cráter que mira al sur, que recibe menos luz solar, ha formado una escarcha brillante y en parches, que se ve en azul en esta imagen de color mejorado.
Créditos: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Arizona

   Debido a cómo se unen las moléculas de agua cuando se congelan, los copos de nieve en la Tierra tienen seis lados. En el caso del dióxido de carbono, las moléculas del hielo seco siempre se unen en forma de cuatro cuando se congelan. “Debido a que el hielo de dióxido de carbono tiene una simetría de cuatro, sabemos que los copos de nieve de hielo seco tendrían forma de cubo“, ha dicho Piqueux, destacando que estos copos de nieve “serían más pequeños que el ancho de un cabello humano”.

   Tanto el agua como el dióxido de carbono pueden formar escarcha en Marte y ambos tipos de escarcha aparecen mucho más ampliamente en todo el planeta que la nieve. Los módulos de aterrizaje Viking vieron agua congelada cuando estudiaron Marte en la década de 1970, mientras que el orbitador Odyssey de la NASA observó la formación de escarcha.

HiRISE capturó esta escena de primavera, cuando el hielo de agua congelado en el suelo dividió el suelo en polígonos. El hielo translúcido de dióxido de carbono permite que la luz del sol brille y caliente los gases que escapan a través de los respiraderos, liberando abanicos de material más oscuro sobre la superficie (que se muestra en azul en esta imagen en color mejorada).
Créditos: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Arizona

   Al final del invierno, cuando todo el hielo que se acumula comienza a “descongelarse”, adquiere formas extrañas y hermosas que han recordado a los científicos a “arañas, manchas dálmatas, huevos fritos y queso suizo”.

   Este “descongelamiento” también hace que los géiseres entren en erupción: el hielo translúcido permite que la luz del sol caliente el gas debajo de él, y ese gas eventualmente estalla, enviando abanicos de polvo a la superficie. De hecho, los científicos han comenzado a estudiar estos ventiladores como una forma de aprender más sobre en qué dirección soplan los vientos marcianos.

Te puede interesar:

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Miguel Ángel Sandoval
La Celac a Buenos Aires
noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
CSJ rechaza solicitud de aumento salarial para trabajadores del OJ
noticia Gonzalo Marroquín Godoy
Tres años de gobierno… ¡Menos mal solo falta uno!


Más en esta sección

Revés para Curruchiche: Sala resuelve violación al debido proceso en caso contra Sandoval

otras-noticias

“Bufones”, una mezcla de ironía, humor negro y erotismo llega al Centro Cultural de España

otras-noticias

Instalación correcta de tuberías para el cuidado del agua con Amanco Wavin

otras-noticias

Publicidad