[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Ciencia & Tec

Los primeros caribeños usaron el mar como arteria de comunicación


El nuevo estudio es el más amplio de su tipo realizado hasta ahora en las Antillas Mayores.

foto-articulo-Ciencia & Tec

Investigadores del Museo de Historia Natural de Florida han recurrido a la cerámica para descifrar la historia de navegación del Caribe, analizando 96 fragmentos de arcilla cocida en 11 islas.

Con unas 7.000 islas y cayos y una historia de población humana de 7.000 años, el Mar Caribe es prácticamente sinónimo de viajes marítimos. La misma palabra “canoa” se deriva del término “kana:wa”, utilizado por los indígenas arahuacos del Caribe para describir sus embarcaciones.

Sin señales de tráfico claras que indiquen hacia dónde viajaban los isleños nativos, sin embargo, la tarea de reconstruir antiguas rutas comerciales se basa en pistas sutiles encerradas en el registro arqueológico.

El nuevo estudio, publicado en el Journal of Archaeological Science: Reports, es el más amplio de su tipo realizado hasta ahora en las Antillas Mayores y marca la primera vez que se analizan artefactos de cerámica de las Islas Lucayas, las Bahamas más las Islas Turcas y Caicos para determinar su composición elemental y origen.

“Nuestros métodos marcan una gran mejora con respecto a otros estudios que en su mayoría observan un solo sitio o una sola isla, donde es posible que veas diferencias pero no sepas lo que significa porque estás viendo los resultados de forma aislada”, dijo la coautora Lindsay Bloch, del Laboratorio de Tecnología Cerámica del Museo de Florida.

La gente ha vivido en las islas del Caribe de forma intermitente durante más de 7.000 años, migrando en oleadas desde América Central y del Sur. Ya en el año 800 a.C. llegaron nuevos grupos de Venezuela y establecieron una red comercial entre islas, que utilizaban para intercambiar alimentos, herramientas y joyas. Pero los artefactos más comunes que sobrevivieron hasta el presente son las vasijas de cerámica en las que se transportaban estos objetos.

“La mayoría de los materiales no se conservan bien en el Caribe debido al ambiente cálido y húmedo, pero la cerámica es duradera, por lo que termina siendo una de las cosas más comunes que encontramos”, dijo la autora principal Emily Kracht, asistente de colecciones en el Laboratorio de Tecnología Cerámica.

Durante los siguientes milenios, diferentes culturas caribeñas desarrollaron estilos y técnicas únicos para construir su cerámica. Algunos artefactos son simples y sin adornos, mientras que otros están muy decorados, con un entramado de líneas incisas, puntos, crestas elevadas y bordes acampanados.

test

Muchos estudios se han basado casi por completo en las similitudes de estilo para distinguir entre diferentes culturas e inferir sus movimientos. Pero, como explica Bloch, este método a menudo ha dejado más preguntas que respuestas y excluye material con información potencialmente valiosa.

“La gran mayoría de la cerámica que encontramos en cualquier parte del mundo no estará decorada. Serán cosas que se usan para cocinar o almacenar, que generalmente son sencillas y a menudo se ignoran porque se las considera genéricas”, dijo.

En lugar de estudiar las minucias de los diferentes estilos, los investigadores se centraron en cambio en de qué estaba hecha la cerámica. Usando un láser para grabar líneas microscópicas en sus muestras, los investigadores determinaron las cantidades e identidades exactas de cada elemento en la arcilla utilizada para hacer la cerámica. Su análisis final incluyó más de siete décadas de colecciones arqueológicas que abarcan más de 1.000 años de historia indígena del Caribe.

“Una de las ventajas del análisis elemental es que buscamos explícitamente las diferencias, lo que nos permite ver dónde se hizo una vasija y compararla con el lugar donde terminó”, dijo Bloch.

Tales comparaciones detalladas son posibles debido a la complejidad de la geología subyacente del Caribe. Las islas más grandes del archipiélago probablemente comenzaron como una antigua meseta submarina en el Océano Pacífico. Después de la ruptura del supercontinente Pangea, la placa del Caribe se desplazó hacia el este en una ráfaga de erupciones volcánicas que elevaron la meseta sobre el nivel del mar antes de alcanzar finalmente su posición actual en el Atlántico.

Millones de años de meteorización redujeron estos afloramientos volcánicos a arcillas de grano fino con diferentes concentraciones de elementos como cobre, níquel, cromo y antimonio. Estas diferencias significan que incluso el tiesto de cerámica caribeño más pequeño lleva la firma elemental de la región en la que se hizo.

Pottery fragments embedded in resin ready for analysis

Los resultados del análisis comparativo de los investigadores no son los que cabría esperar simplemente mirando un mapa. Inicialmente, las islas Lucayan se usaron solo temporalmente para recolectar recursos, y las personas que viajaron a ellas habrían zarpado desde las islas más grandes hacia el sur que albergaban centros de población permanentes.

Inicialmente, puede parecer que Cuba es el escenario perfecto para estas operaciones, ya que es, con mucho, la isla más grande del Caribe y la más cercana a las Bahamas. Si bien la gente hizo el viaje a través de aguas abiertas desde Cuba, los resultados del estudio indican que el centro cultural del Caribe se centró en la costa noroeste de La Española, desde donde la gente importó y exportó bienes durante cientos de años.

“Al menos parte de la cerámica se habría utilizado para transportar mercancías a estas islas, y la gente podría llevar de regreso una variedad de recursos marinos“, dijo Bloch.

La gente finalmente estableció asentamientos permanentes en las Bahamas y las Islas Turcas y Caicos, y se les conoció colectivamente como los Lucayas o la Gente de las Islas. Comenzaron a hacer su propia cerámica a partir de suelos arcillosos depositados por las columnas de polvo africanas arrastradas desde el desierto del Sahara, pero los resultados no fueron tan buenos como los de la cerámica de La Española, literalmente. La cerámica de Lucaya, llamada Palmetto Ware, suele ser gruesa y blanda y se desmorona con el tiempo debido a la mala calidad del polvo granulado del Sahara.

Así, hasta la llegada de los españoles, La Española siguió siendo el principal socio comercial y exportador de cerámica a las islas Lucayas.

“Sabíamos que los lucayanos estaban emparentados con la gente de La Española, y este estudio muestra su relación duradera durante cientos de años a través de la cerámica”, dijo Kracht.

Te puede interesar:

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
El Salvador rechaza señalamientos de Nicaragua sobre espacio marítimo
noticia Geldi Muñoz / elPeriódico
La familia Melgar Padilla tiene partido político
noticia Édgar Gutiérrez
La democracia atrapada


Más en esta sección

El juez, la última línea de defensa de la democracia

otras-noticias

Organizaciones convocan a protestas sociales

otras-noticias

Covial habilitará carriles en kilómetro 15.4 de Villa Nueva

otras-noticias

Publicidad