[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Ciencia & Tec

Misiones prolongadas en el espacio alteran espacios del cerebro


Los espacios perivasculares medidos en el cerebro equivalen al “hardware” subyacente del sistema glinfático.

foto-articulo-Ciencia & Tec

Los vuelos espaciales de larga duración alteran los espacios llenos de líquido a lo largo de las venas y arterias del cerebro, según un estudio de la Oregon Health & Science University.

“Estos hallazgos tienen implicaciones importantes a medida que continuamos con la exploración espacial”, dijo el autor principal Juan Piantino, M.D., profesor asistente de pediatría (neurología) en la Facultad de Medicina de la OHSU. “También te obliga a pensar en algunas cuestiones básicas fundamentales de la ciencia y cómo evolucionó la vida aquí en la Tierra”.

La investigación, publicada en Scientific Reports, involucró imágenes de los cerebros de 15 astronautas antes y después de períodos prolongados de servicio en la Estación Espacial Internacional.

Los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética para medir el espacio perivascular, o el espacio alrededor de los vasos sanguíneos, en los cerebros de los astronautas antes de su lanzamiento y nuevamente inmediatamente después de su regreso. También volvieron a tomar mediciones de resonancia magnética al mes, tres y seis meses después de haber regresado. Las imágenes de los astronautas se compararon con las tomadas del mismo espacio perivascular en los cerebros de 16 sujetos de control en la Tierra.

Comparando imágenes de antes y después, encontraron un aumento en los espacios perivasculares dentro de los cerebros de los astronautas primerizos, pero ninguna diferencia entre los astronautas que sirvieron previamente a bordo de la estación espacial que orbita la Tierra.

“Los astronautas experimentados pueden haber alcanzado algún tipo de homeostasis”, dijo Piantino.

En todos los casos, los científicos no encontraron problemas con el equilibrio o la memoria visual que pudieran sugerir déficits neurológicos entre los astronautas, a pesar de las diferencias medidas en los espacios perivasculares de sus cerebros.

Al comparar un gran grupo de astronautas no identificados, el estudio es el primero en evaluar comparativamente un aspecto importante de la salud del cerebro en el espacio.

La fisiología humana se basa en el hecho de que la vida evolucionó durante millones de años mientras estaba atada a la atracción gravitacional de la Tierra. Libre de las fuerzas de la gravedad, el flujo normal de líquido cefalorraquídeo en el cerebro se altera en el espacio.

“Todos nos adaptamos para usar la gravedad a nuestro favor”, dijo Piantino. “La naturaleza no puso nuestros cerebros en nuestros pies, los puso en lo alto. Una vez que eliminas la gravedad de la ecuación, ¿qué le hace eso a la fisiología humana?”

Los investigadores decidieron averiguarlo midiendo los espacios perivasculares, por donde fluye el líquido cefalorraquídeo en el cerebro.

Estos espacios son parte integral de un sistema natural de limpieza cerebral que ocurre durante el sueño. Conocido como el sistema glinfático, esta red en todo el cerebro elimina las proteínas metabólicas que de otro modo se acumularían en el cerebro. Los científicos dicen que este sistema parece funcionar de manera óptima durante el sueño profundo.

Los espacios perivasculares medidos en el cerebro equivalen al “hardware” subyacente del sistema glinfático. La ampliación de estos espacios se produce en el envejecimiento y también se ha asociado con el desarrollo de la demencia.

Los investigadores utilizaron una técnica desarrollada en el laboratorio de la coautora Lisa C. Silbert, M.D., M.C.R., profesora de neurología en la Escuela de Medicina de OHSU, para medir los cambios en estos espacios perivasculares a través de resonancias magnéticas.

Piantino dijo que el estudio podría ser valioso para ayudar a diagnosticar y tratar los trastornos terrestres relacionados con el líquido cefalorraquídeo, como la hidrocefalia.

“Estos hallazgos no solo ayudan a comprender los cambios fundamentales que ocurren durante los vuelos espaciales, sino también a las personas en la Tierra que padecen enfermedades que afectan la circulación del líquido cefalorraquídeo”, dijo Piantino.

Te puede interesar:

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Esta es la historia del británico que logró completar 365 maratones en 365 días
noticia EFE
Conejo en la mira: Bad Bunny experimenta las consecuencias del maltrato a una fan
noticia AFP
El príncipe Enrique acusa a su hermano Guillermo de agredirlo. Mira los detalles


Más en esta sección

Así luce una galaxia espiral captada por el telescopio James Webb

otras-noticias

Video| Visión sin precedentes del movimiento de cuatro planetas a 133 años luz de la Tierra

otras-noticias

Conceden libertad condicional a “El Canche” Heredia 

otras-noticias

Publicidad