[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Ciencia & Tec

Primer registro fósil de un antiguo búho diurno


Su estudio detallado de los huesos del ojo fosilizados del esqueleto muestra que el búho estaba activo durante el día, no durante la noche.

foto-articulo-Ciencia & Tec

Paleontólogos chinos han descubierto el esqueleto fósil, asombrosamente bien conservado, de un búho extinto que vivió hace más de seis millones de años en lo que hoy es la meseta tibetana.

Su estudio detallado de los huesos del ojo fosilizados del esqueleto muestra que el búho estaba activo durante el día, no durante la noche. Los hallazgos del equipo se publicaron en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

El esqueleto fósil proviene de rocas depositadas durante la época del Mioceno tardío a una altura superior a los 2.100 metros en la cuenca Linxia de la provincia china de Gansu, en el borde de la meseta tibetana.

El fósil conserva casi todo el esqueleto desde la punta del cráneo a través de las alas y las patas hasta el hueso de la cola, junto con partes del cuerpo que rara vez se ven como fósiles, como los huesos del aparato de la lengua llamado hioides, la tráquea, la rótula, los tendones. para los músculos de las alas y las piernas, e incluso los restos de su última comida de un pequeño mamífero.

Esta especie extinta es el primer registro de un antiguo búho diurno o activo durante el día. Los investigadores nombraron a la especie Miosurnia diurna en referencia a su pariente vivo cercano, el búho diurno del norte (Surnia ulula). Las características del cráneo y el esqueleto, incluida una gran protuberancia en una parte del pómulo justo detrás del ojo, muestran que Miosurnia es parte del grupo mundial de búhos Surniini. Su investigación muestra que Surniini, que incluye Miosurnias, Buhos halcón del Norte y Pigmeos, rechazaron la noche hace millones de años.

Los búhos se destacan de la mayoría de las otras aves debido a sus actividades principalmente nocturnas. Sin embargo, es posible que muchas personas no se den cuenta de que algunas especies de búhos son en gran parte diurnas.

«Es la asombrosa conservación de los huesos del ojo en este cráneo fósil lo que nos permite ver que este búho prefería el día y no la noche», dijo el doctor LI Zhiheng, del IVVP (Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology), primer autor del estudio.

Los huesecillos esclerales son pequeños huesos que forman un anillo alrededor de la pupila y el iris en la región externa del ojo. Los animales nocturnos requieren ojos y pupilas más grandes en general para ver en condiciones de poca luz, pero los animales diurnos tienen ojos y pupilas más pequeños.

En el fósil de Miosurnia diurna, las partes blandas del ojo se habían descompuesto hace mucho tiempo, dejando los pequeños huesecillos esclerales trapezoidales colapsados al azar en la cuenca del ojo del búho. Por esta razón, los paleontólogos tuvieron que medir estos pequeños huesos individuales y hacer algo de geometría básica para reconstruir el tamaño y la forma del anillo alrededor del ojo.

«Fue un poco como jugar con bloques de Lego», dijo en un comunicado el coautor del estudio doctor Thomas Stidham, describiendo cómo los 16 pequeños huesos similares se superponen entre sí para formar un anillo alrededor del iris y la pupila. Dijo que volver a armarlos correctamente permitió a los científicos determinar el diámetro total del anillo y la abertura para la luz en el medio.

Los científicos del IVPP realizaron análisis estadísticos detallados, comparando los huesecillos de la esclerótica del búho fósil con los ojos de 55 especies de reptiles y más de 360 ??especies de aves, incluidos muchos búhos. Al observar el tamaño y la forma del ojo del fósil y su abertura relativamente más pequeña para la luz, los científicos determinaron que se parece más a los ojos de los búhos vivos del grupo Surniini, que en gran medida no es nocturno.

Además, los científicos realizaron un análisis estadístico más amplio, conocido como reconstrucción del estado ancestral, utilizando datos de comportamiento de más de 360 especies en una diversidad de aves. Los investigadores utilizaron el árbol genealógico de las aves para reconstruir los hábitos ancestrales de las aves, incluidos los búhos, para determinar cuáles eran probablemente nocturnas o diurnas.

Sus resultados muestran que el antepasado de todos los búhos vivos era casi con certeza nocturno, pero el antepasado del grupo Surniini, en cambio, era diurno. Cuando los científicos agregaron el fósil de Miosurnia diurna al análisis, la probabilidad de que el antepasado de Surniini fuera diurno aumentó al 100%. Ambas líneas de evidencia del comportamiento y el ojo mismo apuntan a la evolución del comportamiento diurno en este grupo de búhos.

«Este esqueleto fósil da la vuelta a lo que creíamos saber sobre la evolución de los búhos», dijo LI.

Te puede interesar:

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
«Expulsamos a la OEA», aduce el Gobierno de Nicaragua al tomar sus oficinas
noticia Jacques Seidner/El Rincón de Casandra
Siang: El hilo de la vida (III parte)
noticia Mario A. García Lara
Una respuesta adecuada ante la cuarta ola


Más en esta sección

¿Cuál es la causa de muerte de la pareja de payasitos?

otras-noticias

Pierde la Sub 20. De la luz a la oscuridad 

otras-noticias

Fallece López-Calleja, figura clave de la economía cubana

otras-noticias

Publicidad