[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Ciencia & Tec

Humanos arcaicos pudieron contribuir al fin del camello gigante


En Mongolia, la última de las especies coexistió con humanos anatómicamente modernos y quizás con los extintos neandertales o denisovanos.

foto-articulo-Ciencia & Tec

Se sabe que una especie de camello gigante de dos jorobas, Camelus Knoblochi, vivió durante aproximadamente un cuarto de millón de años en Asia Central. Medía tres metros de altura y pesaba una tonelada.

Un nuevo estudio en Frontiers in Earth Science muestra que el último refugio de C. Knoblochi estuvo en Mongolia hasta hace aproximadamente 27.000 años. En Mongolia, la última de las especies coexistió con humanos anatómicamente modernos y quizás con los extintos neandertales o denisovanos. Si bien la causa principal de la extinción de C. knoblochi parece haber sido el cambio climático, la caza por parte de humanos arcaicos también puede haber influido.

“Aquí mostramos que el camello extinto, Camelus Knolochi, persistió en Mongolia hasta que los cambios climáticos y ambientales lo empujaron a la extinción hace unos 27.000 años”, dijo el doctor John W Olsen, profesor emérito en la Escuela de Antropología de la Universidad de Arizona, Tucson.

Paradójicamente, hoy en día, el suroeste de Mongolia alberga una de las dos últimas poblaciones salvajes del camello bactriano salvaje en peligro crítico, C. ferus. Los nuevos resultados sugieren que C. knoblochi coexistió con C. ferus durante el Pleistoceno tardío en Mongolia, por lo que la competencia entre especies puede haber sido una tercera causa de la extinción de C. knoblochi. Con una altura de casi tres metros y un peso de más de una tonelada, C. knoblochi habría empequeñecido a C. ferus. Las relaciones taxonómicas precisas entre estas dos especies, otro Camelus extinto y el antiguo Paracamelus aún no se han resuelto.

Olsen dijo: “Los restos fósiles de C. Knolochi de la cueva Tsagaan Agui (en las montañas de Gobi Altai, en el suroeste de Mongolia), que también contienen una secuencia rica y estratificada de material cultural paleolítico humano, sugieren que las personas arcaicas coexistieron e interactuaron allí con C. Knoblochi, y en otros lugares, al mismo tiempo, con el camello bactriano salvaje”.

El nuevo estudio describe cinco huesos de la pierna y el pie de C. Knolochi encontrados en la cueva Tsagaan Agui en 2021, y uno de Tugrug Shireet en el desierto de Gobi del sur de Mongolia actual. Se encontraron en asociación con huesos de lobos, hienas de las cavernas, rinocerontes, caballos, burros salvajes, cabras montesas, ovejas salvajes y gacelas de Mongolia. Este conjunto indica que C. knoblochi vivió en ambientes esteparios montanos y de tierras bajas, hábitats menos secos que los de sus parientes modernos.

Los autores concluyen que C. knoblochi finalmente se extinguió principalmente porque era menos tolerante a la desertificación que los camellos actuales, C. ferus, el camello bactriano doméstico C. bactrianus y el camello árabe doméstico C. dromedarius.

Te puede interesar:

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Distribuyen de manera gratuita fármaco que frena sobredosis
noticia Jorge Herrera / Sociedad de Plumas
El innecesario estado de indignación
noticia Anabella Giracca
Y va un ciclo más


Más en esta sección

Así luce una galaxia espiral captada por el telescopio James Webb

otras-noticias

Video| Visión sin precedentes del movimiento de cuatro planetas a 133 años luz de la Tierra

otras-noticias

Conceden libertad condicional a “El Canche” Heredia 

otras-noticias

Publicidad