[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Ciencia & Tec

El volcán activo más alto del mundo, análogo ideal del Marte primitivo


Hoy, Marte está plagado de minerales remanentes de estas interacciones.

foto-articulo-Ciencia & Tec

Los flancos del volcán activo más alto del mundo, el Ojos del Salado (6.893 metros), entre Argentina y Chile, están siendo usados como análogo para buscar vida presente o extinta en otros planetas.

En un estudio pioneroa gran altitud, científicos de la Universidad de Colorado Boulder estudian descubrir cómo pequeños organismos persisten en en uno de los puntos más secos y más altos del planeta, con un paisaje helado propio de película de ciencia ficción.

“Casi no se han realizado estudios científicos sobre este volcán. Por lo tanto, es una nueva frontera en términos de geología, microbiología y el medio ambiente en sí mismo”, dijo el líder del proyecto Brian Hynek, profesor de ciencias geológicas e investigador asociado en el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial (LASP).

Durante tres semanas en diciembre, Hynek estuvo acompañado por Adam Solon, estudiante de posgrado en ecología y biología evolutiva, y Amanda Steckel, estudiante de posgrado en ciencias geológicas y LASP, como los primeros investigadores en explorar y estudiar esta altura en el lado argentino de la montaña.

El colíder del proyecto, Steve Schmidt, profesor de ecología y biología evolutiva, y Nick Dragone, estudiante graduado en ecología y biología evolutiva, ahora están trabajando arduamente analizando las muestras que trajeron. Y un segundo viaje está en proceso.

La investigación previa del equipo sobre volcanes vecinos sugiere que este viaje proporcionará información valiosa sobre la microbiología y el flujo de elementos químicos a través de este hábitat, que imita los del pasado en el vecino planeta Marte y posiblemente el presente de la luna más pequeña de Júpiter, Europa.

Si bien no planearon pasar mucho tiempo en la cumbre, el equipo tuvo que prepararse para un campamento base a 5.800 metros y realizar una investigación a 6.400 metros, la más alta que jamás hayan escalado.

En lo alto, el oxígeno escasea. Por lo tanto, en los meses previos al viaje, a menudo caminaban y acampaban cerca de Leadville, Colorado, la ciudad más alta de América del Norte, a más de 3.000 metros, para aclimatarse y ponerse las botas de alpinismo.

Luego, llegar a Ojos del Salado fue todo un desafío, les tomó dos días y varios vuelos para llegar al norte de Argentina, dos días en automóvil desde la selva hasta el desierto alto y un viaje de un día y medio en todoterreno hasta la base del volcán. A partir de ahí, el equipo subió a través de la gélida noche adonde realizaron su investigación.

Una vez que se establecieron en lo alto del desierto de Atacama, el equipo se dispuso a realizar una investigación en un entorno que imita mucho al del antiguo Marte. Condiciones extremadamente secas, altos niveles de radiación ultravioleta, grandes cambios de temperatura entre el día y la noche y agua limitada son elementos que hacen de Ojos del Salado un análogo ideal del planeta rojo.

“Ir a lugares en la Tierra que imitan la química o la física o las condiciones volcánicas del Marte primitivo puede ayudarnos a comprenderlo mejor”, dijo en un comunicado Hynek, un explorador de National Geographic. “En el pasado, Marte probablemente se parecía mucho a Ojos, y no tan extremo como lo es ahora. Entonces, al estudiar esto, podemos tener una buena idea de la habitabilidad en el pasado de Marte”.

Hynek, un geólogo planetario, estaba ansioso por examinar los sistemas hidrotermales, los respiraderos de vapor, las fumarolas y las fuentes termales del volcán. Estos son lugares donde el agua y los fluidos interactúan con las rocas, crean minerales y pueden sustentar la vida microbiana a partir de la energía involucrada en estas reacciones químicas.

Hoy, Marte está plagado de minerales remanentes de estas interacciones. Al documentar bajo qué temperaturas, presiones y químicas se crean estos minerales aquí en los extremos de la Tierra, Hynek puede aplicar esa información a lo que queda en Marte hoy. Entonces, cuando un rover o un orbitador descubre minerales particulares en Marte, él y otros científicos pueden deducir cómo deben haber sido las condiciones históricas en esos lugares para producirlos, y si también podrían haber sustentado la vida.

“La última pregunta es si este es un buen lugar donde podría haber surgido la vida”, dijo Hynek. “Debido a que la vida en la Tierra probablemente comenzó en los sistemas hidrotermales, es probable que haya comenzado en Marte. Estos son objetivos clave para buscar vida en nuestro vecino”.

Solon y Steckel se aventuraron en un laberinto gigante y congelado de púas heladas parecidas a estalagmitas llamadas penitentes para realizar su investigación. Desde unas pocos centímetros hasta dos metroas de alto, estas maravillas nevadas existen no solo a pesar de, sino como resultado de las condiciones extremas, brindando una rara oportunidad de comprender cómo la vida puede prosperar allí. Solo se han muestreado en otros dos volcanes de la región, en expediciones dirigidas por Schmidt.

Solon recolectó muestras de hielo con pequeños microbios viviendo en ellas y en el suelo que las rodea, y los colaboradores del proyecto actualmente están secuenciando su ADN en un laboratorio en Argentina.

“Incluso en un entorno tan extremo como es, podría sorprender cuántos tipos diferentes de microbios hay realmente aquí. Puede haber una red alimenticia completa que se desarrolle, incluso con estos recursos tan limitados”, dijo Solon.

Estas criaturas persistentes pueden contener pistas sobre los tipos de vida que podrían existir en la luna de Júpiter, Europa, ya que las condiciones en estos campos se parecen mucho a las de la luna helada. La sexta luna más grande del sistema solar, la corteza helada de Europa que cubre un océano global lo convierte en un lugar prometedor para buscar vida.

Junto a Solon en los campos de hielo, Steckel usó sensores para capturar la luz que rebota alrededor y dentro de las formas cónicas, parte de lo que los ahueca en sus diseños únicos. Clavó sensores en el hielo a diferentes alturas para medir la intensidad de la luz a diferentes alturas. Donde las muestras de Solon evalúan la diversidad microbiana, las mediciones de Steckel rastrearán los niveles de radiación en los campos de hielo, iluminando lo que han hecho los microbios para adaptarse a las intensas condiciones de UV.

“Quería capturar la singularidad de este entorno”, dijo Steckel. Sus mediciones también son los primeros datos recopilados a esta altitud y brindan información valiosa sobre las condiciones de la vida real bajo la radiación ultravioleta extrema.

Te puede interesar:

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción
Parientes de Sandra Torres buscarán cargos de elección popular con la UNE
noticia Lionel Toriello
Entre dos fuegos
noticia Eduardo Antonio Velasquez Carrera
Edson arantes do nascimento: o rei pelé. (1940-2022)


Más en esta sección

Universidad Del Valle de Guatemala inicia ciclo académico con Lección Inaugural dictada por Dan Frey del MIT

otras-noticias

Gaby Moreno hace  un recuento de sus logros de enero

otras-noticias

PNC reporta la captura de “el Canche Heredia” en Chiquimula

otras-noticias

Publicidad