[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Ciencia & Tec

Descubren fósil de un rinoceronte gigante en Tíbet


El rinoceronte gigante del oeste de Pakistán es de los estratos del Oligoceno y representa una sola especie.

foto-articulo-Ciencia & Tec

Restos fósiles de una nueva especie de rinoceronte gigante descubiertos en Tíbet han aportado luz sobre la dispersión del considerado mamífero terrestre más grande de la historia.

Los fósiles de Paraceratherium se encuentran principalmente en Asia, especialmente en China, Mongolia, Kazajstán y Pakistán. Sin embargo, durante mucho tiempo fue un misterio cómo se dispersó este género por Asia.

La nueva especie, Paraceratherium linxiaense, se presenta en Communications Biology. Los fósiles comprenden un cráneo y una mandíbula completamente conservados con su atlas asociado, así como un eje y dos vértebras torácicas de otro individuo. Los fósiles se recuperaron de los depósitos del Oligoceno tardío de la cuenca de Linxia en la provincia de Gansu, China, que se encuentra en el límite noreste de la meseta tibetana.

El análisis filogenético arrojó un árbol más parsimonioso, que coloca a P. linxiaense como un rinoceronte gigante derivado, dentro del clado monofilético del Paraceratherium asiático del Oligoceno. Dentro del clado Paraceratherium, el análisis filogenético de los investigadores produjo una serie de especies cada vez más derivadas, desde P. grangeri hasta P. huangheense, P. asiaticum y P. bugtiense, que finalmente terminaron en P. lepidum y P. linxiaense. P. linxiaense tiene un alto nivel de especialización, similar a P. lepidum, y ambos se derivan de P. bugtiense.

La adaptación del atlas y el eje al cuerpo grande y al cuello largo del rinoceronte gigante ya caracterizó a P. grangeri y P. bugtiense, y se desarrolló aún más en P. linxiaense, cuyo atlas es alargado, indicativo de un cuello largo y un eje superior con una posición casi horizontal para su cara articular posterior. Estas características están correlacionadas con un cuello más flexible.

El rinoceronte gigante del oeste de Pakistán es de los estratos del Oligoceno y representa una sola especie, Paraceratherium bugtiense. Por otro lado, el resto del género Paraceratherium, que se distribuye por la meseta de Mongolia, el noroeste de China y el área al norte de la meseta tibetana hasta Kazajstán, está muy diversificado.

Los investigadores encontraron que las seis especies de Paraceratherium son hermanas de Aralotherium y forman un clado monofilético en el que P. grangeri es el más primitivo, seguido de P. huangheense y P. asiaticum.

Así, los investigadores pudieron determinar que, en el Oligoceno temprano, P. asiaticum se dispersó hacia el oeste hasta Kazajstán y su linaje descendiente se expandió al sur de Asia como P. bugtiense. En el Oligoceno tardío, Paraceratherium regresó hacia el norte, cruzando el área tibetana para producir P. lepidium al oeste en Kazajstán y P. linxiaense al este en la cuenca de Linxia.

Los investigadores notaron la aridez del Oligoceno temprano en Asia central en un momento en que el sur de Asia era relativamente húmedo, con un mosaico de paisajes boscosos y abiertos. “Las condiciones tropicales del Oligoceno tardío permitieron que el rinoceronte gigante regresara hacia el norte a Asia Central, lo que implica que la región tibetana todavía no se ha elevado como una meseta de gran altitud”, dijo el profesor DENG Tao, del IVPP (Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology) de la Academia de Ciencias de China.

Durante el Oligoceno, el rinoceronte gigante obviamente pudo dispersarse libremente desde la meseta de Mongolia hasta el sur de Asia a lo largo de la costa oriental del océano Tetis y quizás a través del Tíbet. La posibilidad topográfica de que el rinoceronte gigante cruzó el área tibetana para llegar al subcontinente indio-pakistaní en el Oligoceno también puede ser apoyada por otras evidencias.

Hasta el Oligoceno tardío, la evolución y migración de P. bugtiense a P. linxiaense y P. lepidum muestran que la “meseta tibetana” aún no era una barrera para el movimiento del mamífero terrestre más grande.

Te puede interesar:

Claudia Ramirez
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Periodista profesional con Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Considero que la educación es clave para formar una sociedad empática, consciente y justa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Aquiles Faillace
De sapos, ranas y batracios
noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Inacif confirma la causa de muerte de Génesis Ixcajoc
noticia Ana Lucía Mendizábal Ruiz/elPeriódico
Obra de Tomás de Merlo estaría entre objetos incautados por el Ministerio Público


Más en esta sección

Realizan la 62 edición de la tradicional Caravana del Zorro

otras-noticias

Confirman el fallecimiento de exvocero del expresidente Álvaro Colom 

otras-noticias

TSE habilita participación de Zury Ríos y apresura entrega de credencial

otras-noticias

Publicidad