[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Ciencia & Tec

¿Es posible generar gravedad artificial?


Científicos de todo el mundo han trabajado en esta nueva tecnología con el fin de extender el tiempo de la estadía de los astronautas lejos de la Tierra.

foto-articulo-Ciencia & Tec

Diferentes instituciones científicas y tecnológicas de todo el mundo trabajan en conseguir la tecnología capaz de generar las condiciones de gravedad terrestre dentro de una nave espacial, ya que la ausencia de gravedad provoca numerosos problemas de salud entre los astronautas. 

La idea de utilizar este tipo de gravedad es intrigante y muchos conocedores afirman que sería una buena forma de mantener saludables a los astronautas en viajes largos, debido a que algunos de ellos sufren patologías cardiovasculares, digestivas, inmunológicas, entre otras. 

Para adentrarse en el tema de la gravedad artificial es necesario definir qué se entiende por gravedad. Según un informe del Instituto de Astrofísica de Canarias, la fuerza de gravedad representa la atracción entre masas como, por ejemplo, la que experimenta la Tierra en relación con el Sol. Es decir, para generar un campo gravitatorio hay que tener masa.

Debido a que el resultado final de la fuerza gravitatoria es experimentar una aceleración, es posible lograr un resultado similar a través de un movimiento rotativo. La rotación de un cuerpo genera la llamada aceleración centrífuga, una aceleración en la dirección radial, perpendicular al eje de rotación.

“Si nos ponemos en el exterior de una rueda que gira con la adecuada velocidad de rotación, podríamos sentir en nuestro cuerpo una aceleración similar a la terrestre, que nos empujaría a caer hacia afuera del cuerpo en rotación”, detalla la publicación científica.

El pionero astronáutico ruso, K.E. Tsiolkovski, sugirió esta solución al problema de generar el efecto de una gravedad artificial en el espacio a principios del siglo XX. Posteriormente se popularizó por Werner Von Braun, en la década de los cincuenta, divulgando la idea de una estación espacial en forma de rueda.

Estudios actuales

La mejor ejemplificación hasta el momento de esta teoría son las naves en forma de rueda de películas como 2001: Odisea en el Espacio y Marte, naves imaginarias que generan su propia gravedad girando en el espacio. 

En la actualidad, un equipo de la Universidad de Colorado en Boulder (CUB) se encuentra trabajando en un proyecto para hacer realidad estas tecnologías.

Los investigadores, dirigidos por el ingeniero aeroespacial Torin Clark, todavía no pueden imitar esas creaciones de Hollywood. Pero están imaginando nuevas formas de diseñar sistemas giratorios que podrían caber dentro de una sala de futuras estaciones espaciales e incluso bases lunares. 

Los astronautas podrían meterse en estas habitaciones solo unas pocas horas al día para obtener sus dosis diarias de gravedad, como en un spa.

El grupo espera que su trabajo algún día ayude a mantener saludables a los astronautas mientras se aventuran en el espacio, permitiendo a los humanos viajar más lejos de la Tierra y por más tiempo.

Una publicación de la revista especializada Phys describe que el equipo de Clark deberá resolver un problema del mareo por movimiento que ha plagado a los defensores de la gravedad artificial durante años.

“Los astronautas experimentan pérdida de masa ósea, pérdida de masa muscular, desacondicionamiento cardiovascular y más en el espacio. Hoy en día, hay una serie de contramedidas parciales para superar estos problemas“, dijo Clark, profesor asistente en el Departamento de Ciencias de Ingeniería Aeroespacial de Ann y HJ Smead. 

El Institute of Artificial Gravity (IAG), con sede en Nueva York, es uno de los organismos que también trabajan en encontrar una manera para que esta idea cobre vida.

“Si queremos crear gravedad artificial de manera constante debemos ser capaces de generar una fuerza centrífuga y una aceleración centrípeta muy intensas. Para ello se necesitaría una máquina con un radio extraordinariamente grande que sería imposible implementar en las naves”, detalló Anna Martínez, ingeniera que colabora en el proyecto del IAG. 

Asimismo mencionó que la solución más factible, sobre la que actualmente trabajan, es la generación de gravedad intermitente. “De este modo, los astronautas no estarían sometidos durante toda la misión a la ausencia de gravedad”.

La gravedad artificial generada de esta manera eliminaría muchos problemas fisiológicos asociados a la exposición a la microgravedad que se prevé ocurrirá en viajes de larga duración como los que requerirá la exploración del Sistema Solar. 

Te puede interesar:

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Un caimán se pasea por un cruce de carreteras muy concurrido en Florida

Un enorme caimán cruzó una calle atestada de coches, en Tampa, Florida, Estados Unidos.

noticia Sputnik
Brasil enviará a una mujer y un hombre a la luna en 2024

La participación de Brasil en el programa Artemis supondrá la inclusión de universidades y centros de investigación del país.

noticia AFP
Roqueras reclaman su sitio en los Grammy

Las intérpretes de rock empiezan a ocupar espacios en las nominaciones al principal premio a la música.



Más en esta sección

El caso Odebrecht, bajo la lupa

otras-noticias

Interpol retira de su lista roja a expresidente Sánchez Cerén de El Salvador

otras-noticias

Funcionarios de Salud de Xela se enfrentan por hospital clausurado

otras-noticias

Publicidad