Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Show

Cómo desperdició Nicolás Cage millones de dólares

Decenas de casas, una mansión embrujada, fósil de dinosaurio, carros de último modelo y miles de lujos más son los caprichos más extravagantes del actor, que ahora está dispuesto a realizar cualquier papel para pagar sus deudas.

Fecha de publicación: 24-01-18
Por: Paola Guerra
Más noticias que te pueden interesar

 

Nicolas Cage era uno de los actores más cotizados en Hollywood. Fue dueño de una fortuna calculada en US$150 millones (Q1,125,000,000) pero hoy su cuenta bancaria está en rojo.

A lo largo de su carrera, el actor llegó a tener 15 propiedades, incluida una mansión de US$25 millones (Q187,500,000) frente al mar en Newport Beach, California. También, una finca rural de más de US$15 millones (Q112,500,000) en Rhode Island; y un palacio de más de US$8 millones en Las Vegas.

Ahora, el ganador del Oscar acepta todo tipo de trabajos para hacer frente a sus deudas.

El actor redujo su patrimonio de 150 millones de dólares a 25 millones y, según Daily Mail, los impuestos de todos sus “lujos” superan los US$14 millones (Q105,000,000).

El actor también adquirió en 2006 la mansión LaLaurie en Nueva Orleans por casi US$4 millones. Según cuenta la leyenda, esta residencia pertenecía a una asesina en serie de la alta sociedad, Madame LaLaurie, que torturaba y mataba a sus víctimas en el siglo XIX.

Cage también es dueño de una colección de cómics por un valor de más de US$1.6 millones, incluido el primer número de Action Comics, en donde aparece la primera figura de Superman. La reconocida estrella de cine también desperdició parte de su fortuna en extraños caprichos como un cráneo de un dinosaurio, varios carros de lujo y animales exóticos.

Cage posee dos cobras albinas que compró por US$270,000 (Q2,025,000) y un pulpo gigante por US$150,000 (Q1,125,000) y al parecer, también tuvo un tiburón en la piscina de su mansión de Los Ángeles, según siempre Daily Mail.

El actor también mandó construir una tumba en forma de pirámide en el cementerio de Nueva Orleans, cerca de su mansión embrujada, con una inscripción en latín donde se puede leer “Omnia ab uno” (“Todos somos uno”).

Etiquetas: