Sábado 19 DE Septiembre DE 2020
Salud

Cuidados para la salud de los adultos mayores

Fecha de publicación: 07-09-20

En la tercera edad se tiene mayor riesgo a enfermarse gravemente si se adquiere Covid-19 por la fragilidad, necesidad de recibir ayuda para actividades cotidianas, los diferentes grados de dependencia y la vulnerabilidad a adquirir infecciones.

Los adultos mayores tienen al menos una enfermedad crónica y un 30 por ciento, dos de éstas, como diabetes, hipertensión, enfermedades pulmonares u obesidad, comenta Alejandro Herrera, médico y secretario del Consejo Mexicano de Geriatría.

“Si se tiene una de las afecciones anteriormente mencionadas, el tratamiento debe continuarse, las enfermedades crónicas implican que siempre viviremos con ellas y por lo tanto ameritan tratamiento de por vida. Hay que estar en contacto con su médico tratante”, explica.

Ante ello, Herrera aconseja poseer medicina para dos o tres meses, si la economía lo permite.

Marisol Valdés, coordinadora de la Clínica de Geriatría en Médica Sur, coincide en la importancia de no dejar del lado sus tratamientos.

“Hemos visto que, prácticamente, no van a consultas o con doctores por miedo a contagiarse y descuidan sus enfermedades crónicas y hemos visto complicaciones por temor a asistir a los hospitales”, dice.

Asimismo, expertos sugieren tener un kit de emergencias con: una caja de antihistamínico, sueros, un termómetro, oxímetro (de preferencia si se tiene una condición pulmonar), glucómetro (si se tiene diabetes) y baumanómetro (para hipertensos).

Para este sector de la población, además de las medidas preventivas fundamentales que son el uso correcto de cubrebocas (incluso si se tiene una enfermedad pulmonar) y el lavado frecuente de manos, el mayor preventivo es estar en casa.

EN FAMILIA

Los seres queridos motivan una buena salud emocional y física; una sola llamada o una visita esporádica no son suficientes. Sin embargo, si no se vive con ellos, evitar las visitas innecesarias a la casa de las personas adultas mayores.

Se debe favorecer el distanciamiento social, no emocional. Se puede estar cercano con cuidado y todas las precauciones.

Hay que brindar apoyo emocional, físico y económico durante este periodo.

Es importante estar al pendiente de sus necesidades de alimentos, pagos, servicios, entre otros.  

Vivir estresado, preocupado o tener miedo afecta al sistema adrenérgico y neuroendocrino.

ALIMENTACIÓN E HIDRATACIÓN

Resulta común que los adultos mayores vean disminuida su sed, pero se les recomienda tomar de 1.5 a 2 litros de líquidos al día.

Hay que incluir agua natural, agua de frutas, té y caldos. El consumo se verá limitado para personas con, insuficiencia renal, por ejemplo.

La alimentación debe ser en horarios regulares e incluir proteínas en desayuno, comida y cena.

También sumar leguminosas, frutas y vegetales, que son protectores del sistema inmunológico.

Los complementos vitamínicos solo son necesarios si lo indica un médico; en algunos casos, se recomienda calcio con vitamina D.

TERAPIA OCUPACIONAL Y RUTINAS

Se recomienda armar un calendario diario de actividades: a qué hora comer, hacer ejercicio, entre otras.

Bañarse diariamente les generará un estado de bienestar.

Se aconseja incluir conferencias médicas interesantes, una vida académica, altamente recomendada la lectura, y espacio para los hobbies.

Una serie de mecanismos fisiológicos ocurren durante el sueño; consulten al médico antes de tomar pastillas para conciliarlo.

Los adultos mayores deben mantener horarios habituales de sueño y evitar siestas prolongadas durante el día.

SALUD

Los familiares deben asegurarse de que no les falten medicamentos para el control óptimo de sus enfermedades.

En caso de contar con alguna institución de seguridad social, les pueden llevar sus medicamentos a domicilio.  

Confirmar que los adultos tengan los tratamientos que requieren; por ejemplo, la vacuna contra influenza estacional.

Una rutina aeróbica mejora la salud pulmonar y la anaeróbica ayuda a fortalecer el músculo y tener mayores defensas.

Si hay movilización limitada, hay que realizar estiramiento de brazos y piernas, sentados o parados.

La caminata es una opción segura entre 30 y 35 minutos al día, pero la fórmula es empezar lento y progresivo.

Fuentes: Marisol Valdés y Alejandro Herrera, médicos geriatras. Con  información de Agencia Reforma.

Etiquetas: