Lunes 17 Octubre 2016
Salud

Hongos, enemigos de cuidado

Las infecciones hospitalarias por estos agentes suelen ser letales y su presencia puede pasar desapercibida  a los ojos de los médicos.


Redacción Suplementos*– Alrededor del mundo 1 millón 500 mil pacientes mueren cada año a causa de infecciones por hongos que en muchas ocasiones ni siquiera son diagnosticadas, advierte Arnaldo Lopes Colombo, jefe del Laboratorio de Micología Especial de la Universidad Federal de Sao Paulo, Brasil y miembro de Global Action Fund for Fungal Infections (Gaffi).

De acuerdo con Lopes Colombo, hay pacientes con padecimientos específicos que están en mayor riesgo de contraer una infección de esta naturaleza.

En el caso de los pacientes con leucemia que reciben quimioterapia o son sometidos a trasplante de células madre, la micosis más común es la aspergilosis.

“Dos a 20 por ciento de estos pacientes desarrolla en el ambiente hospitalario una micosis invasora por Aspergillus. Lo que pasa en los pacientes con leucemia que son sometidos a quimioterapia es que las células de defensa caen, el paciente respira el Aspergillus que está en el aire, el hongo se va a los pulmones y provoca neumonía”, detalla en entrevista.

La candidemia es la infección más común en los pacientes que se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos y está estrechamente relacionada con el uso de catéteres y sondas.

“La Cándida es una levadura que está en nuestro intestino como parte del microbioma normal, si la persona está sana es inofensiva, pero si el paciente necesita soporte de terapia intensiva con antibióticos, catéteres, ventilación mecánica, el hongo empieza a multiplicarse, sale del intestino, llega al torrente sanguíneo y provoca una infección generalizada”, advierte.

La mortalidad en pacientes con candidemia que están en la Unidad de Cuidados Intensivos es de 50 a 70 por ciento.

Cuando se trata de pacientes con VIH, son frecuentes las neumonías provocadas por Criptococo o Pneumocystis.

El problema, dice Lopes Colombo, es que los médicos no suelen sospechar de infecciones por hongos y si lo hacen, muchas veces no cuentan con exámenes de diagnóstico para confirmarlo y dar un tratamiento específico.

“Los médicos no sospechan de micosis pero además no cuentan con las pruebas de laboratorio necesarias; por ejemplo, para aspergilosis hay una prueba muy interesante para el diagnóstico precoz pero no más del 30 por ciento de los hospitales la tiene; entonces lo que hacen los médicos cuando piensan que puede ser micosis es prescribir un fármaco antifúngico de amplio espectro y eso aumenta los costos y la resistencia a los antibióticos en el futuro”, destaca.

¿Cuándo sospechar micosis?

En pacientes con:

-Neumonía asociada a inmunosupresión; por ejemplo, en pacientes trasplantados o que reciben quimioterapia.

-Más de 10 días de hospitalización y cuadro de sepsis o infección sistémica.

-Enfermedades crónicas de la piel.

-Queratitis.

-Enfermedad crónica pulmonar.

-Meningitis con más de dos semanas de evolución

Prevención

-Reducir en la medida de lo posible los procedimientos invasivos como el uso de catéteres.

-Lavado de manos. El profesional de la salud en la Unidad de Cuidados Intensivos debe lavarse las manos y aplicarse alcohol en gel cada vez que vaya a atender a un nuevo paciente.

-Los cirujanos deben tallarse las manos con un cepillo y antisépticos durante tres a cinco minutos

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *