Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Salud

Chequeo interno en pareja

Medir la salud de la relación amorosa no evita conflictos, pero ayuda a resolverlos mejor.

Fecha de publicación: 04-07-16
Más noticias que te pueden interesar

Redacción Suplementos*– Los “check up” son fundamentales no solo para prevenir y tratar males físicos, sino también para medir la salud de los vínculos de pareja, propone el psicoterapeuta Mario Guerra.

El autor de En el Mismo Barco (Aguilar), indica que las parejas deben hacer chequeos periódicos de la relación al menos una vez al año.

Lo ideal, precisa, es realizarlos cada seis meses, y si es posible cada tres.

“La pareja debe sentarse y hacer preguntas que los dos miembros deben responder. Se tienen que preguntar: ¿Qué es lo que más te está gustando de esta relación y ¿qué es lo que no está gustando?

“A partir de ahí deben estar atentos a escuchar opiniones sin estar a la defensiva, y sentir que lo que se expresa es personal. Por eso hablamos de la relación, no de la persona”, explica.

De acuerdo con Guerra hay estudios que revelan que las parejas que realizan este chequeo sí tienen conflictos, pero los resuelven más rápido, generan menos resentimiento y se sienten más satisfechos con su relación.

“El problema es que es algo que no suele hacerse. Da miedo preguntar a la pareja cómo está. Se teme la respuesta. Pero si la pareja dice no estar bien se pueden poner manos a la obra”, indica.

Guerra, además, recomienda dejar de querer cambiar a la pareja y dejar de resistirse al cambio.

“Hay personas que insisten en que el otro cambie, y eso es muy desafortunado porque están generando resistencia, y por el otro lado la persona dice: ‘Así soy’. Eso también es desafortunado porque va cerrando la puerta a hacer cambios y mejoras en una relación viva y dinámica y que al final del tiempo necesita ajustes.

“Querer cambiar a la pareja o resistirse a cambiar uno mismo, quizá sean dos malas estrategias. Lo mejor es hacer una invitación y decirle a la pareja con lo que no se está de acuerdo y dejar que ella decida si el cambio procede o no.

“Pero si una vez que le digo a mi pareja que algo me lastima y no lo deja de hacer, entonces a partir de esa actitud se tendrá que pensar que decisiones debo tomar si es que quiero estar en una relación donde alguien no le interesa lo que me duele y no le importa cuando le pido algo”, menciona.

Según el experto hay tres factores primordiales que hacen felices a las parejas: tener buenas relaciones sexuales, la fidelidad y el ponerse de acuerdo en los quehaceres del hogar.

El problema es que en muchas hay disparidad en las relaciones sexuales.

“Hay personas que se quejan mucho de la poca frecuencia y hay quien argumenta que su pareja está muy deseosa todo el tiempo y no quiere tanto. Pero no se platica de eso y hay que hablar sobre lo que cada uno necesita, y de ahí partir para encontrar un punto donde ambos estén confortables”.

Guerra señala que en una sociedad monógama se espera fidelidad de la pareja, por eso cuando hay un tercero empieza el conflicto.

“Los quehaceres de la casa es la pelea cotidiana. No se ponen de acuerdo no solo en quién hace las cosas, sino cómo se hacen. La sugerencia es hablar de esto”.

Otra sugerencia del experto es no hablar cuando hay enojo.

“Enojados decimos cosas que normalmente no diríamos y lo hacemos porque queremos manifestar el enojo; no lo diríamos porque no es lo que estamos sintiendo en realidad”.

Las personas suelen engancharse con las ofensas y con lo que les lastimó sin validar que es un estado emocional donde se dicen barbaridades. Lo ideal es buscar momentos de calma para hablar.

“Si el problema es serio pueden hablarlo en diferentes días en diferentes momentos. Si no se sientan listos pueden una pausa y cuando se sientan más dispuestos lo siguen conversando. La idea es resolverlo de raíz y que no sea una solución superficial”.

¿Está en esta ruta?

Algunas distorsiones del pensamiento que afectan la relación son:

> Catastrofismo. Tendencia a exagerar lo negativo o a espera lo peor sin motivo razonable.

> Personalización. Asumir la responsabilidad de cualquier problema sin tenerla.

Pensar en blanco y negro. Incapacidad de actuar en términos medios.

* Con información de Agencia Reforma

Etiquetas: