Domingo 21 DE Julio DE 2019
Salud

No olvidar la cita con el oftalmólogo

El glaucoma es un mal silencioso. Hay que revisar la vista una vez al año.

Fecha de publicación: 27-06-16

Redacción Suplementos*– Acudir una vez al año con el oftalmólogo es fundamental para prevenir el glaucoma, padecimiento irreversible y primera causa de ceguera a nivel mundial.

Las personas con factores de riesgo deben acudir cada seis meses, precisó Hannel Maldonado, oftalmólogo.

Indicó que quienes tienen más de 40 años y padecen enfermedades como diabetes e hipertensión, así como migraña y miopía también deben ir a revisión de forma rutinaria cada medio año como medida de prevención.

Otro grupo en riesgo son las personas que emplean cortisona o esteroides de forma prolongada.

En entrevista, dijo que se debe acudir de inmediato ante cualquier síntoma ocular y la persona no debe automedicarse.

“La única manera de evitar que el paciente sufra ceguera es con el diagnóstico temprano”, precisó la especialista.

Según la Academia Americana de Oftalmología, el glaucoma daña progresivamente el nervio óptico. Ocurre cuando la presión del líquido que se encuentra dentro de los ojos aumenta lentamente y lesiona este nervio.

Quienes padecen este mal presentan síntomas hasta ya avanzada la enfermedad.

Presión óptica

Los pacientes con glaucoma no presentan síntomas hasta que empiezan a perder la vista, lo que ya no se revierte.

¿Qué es?

  • El glaucoma es un grupo de enfermedades que dañan el nervio óptico.
  • En etapas tempranas no se presentan síntomas.
  • Con el avance de la enfermedad, los pacientes empiezan a perder su visión lateral lentamente.
  • Ven como si vieran a través de un túnel.
  • Con el tiempo, la visión frontal puede disminuir hasta perderse por completo.

¿Qué sucede?

  • En la parte delantera del ojo hay un pequeño espacio por el cual un líquido claro entra y sale.
  • Cuando este líquido fluye muy lentamente, crea presión en el nervio óptico y puede dañarlo y causar glaucoma.

Factores de riesgo

  • Padecer diabetes, miopía o hipermetropía.
  • Ser mayor de 40 años.
  • Tener antecedentes familiares.

* Con información de Agencia Reforma