Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Salud

Reírse a carcajadas, una forma diferente de meditar

La risa sin motivo ayuda a vaciar la mente y aumentar las habilidades sociales.

 

Fecha de publicación: 11-04-16
Más noticias que te pueden interesar

Redacción Suplementos*– Meditar es concentrarse en el momento presente y desterrar todos los pensamientos de la mente.

Eso no necesariamente implica permanecer en una posición imposible con los ojos cerrados, de hecho, un buen ataque de risa es una forma efectiva de meditar.

La yoga de la Risa es una disciplina que busca conectar a las personas con la alegría de su corazón utilizando como herramientas la risa, el canto, el juego y el baile, explica Rossana Carrasco, nombrada “Laughter Ambassador” por Madan Kataria, fundador de Yoga de la Risa en India.

“Meditar es estar en el aquí y el ahora. No preocuparte por el pasado ni el futuro y es justo eso lo que pasa cuando te estás carcajeando, llegas a un grado elevado de meditación porque vacías tu mente, no piensas en nada”, señala.

Una sesión de yoga de la risa inicia con ejercicios en actitud juguetona. Lo primero que se escucha son aplausos y después inician las dinámicas con cánticos como “jo, jo, ja, ja, ja” y ejercicios como “la risa del celular”, “la risa del león” y “la risa del toque eléctrico”.

“Nuestro cuerpo no sabe la diferencia si te ríes como un ejercicio, de manera fingida, o de manera espontánea, de cualquier manera se echa a andar toda la fisiología y empiezas a generar endorfinas, empiezas a oxigenarte, a generar serotonina, oxitocina y todas las sustancias que se producen en el cuerpo cuando te ríes y que te hacen sentir tan bien”, detalla la instructora.

Escuchar la risa de los compañeros y ver sus gestos transformándose por la carcajadas irremediablemente contagia a toda la clase y es cuando llega el momento de la meditación de la risa, que libera el estrés, produce una sensación de bienestar y deja salir las emociones atrapadas.

“Con unos buenos ataques de risa se liberan muchas emociones, de hecho la línea entre la risa y el llanto es súper fina. A veces sucede que en las sesiones de yoga de la risa la gente llora, pero es un llanto muy liberador porque son las emociones que tenían atrapadas y que no habían expresado”, comparte Carrasco.

En la parte final de la sesión se realizan ejercicios de respiración y relajación para llevar la energía que se generó con la risa a todas las células del cuerpo.

Además de quitarte el miedo al ridículo, la yoga de la risa también es una forma de liberarse de los prejuicios que en ocasiones nos impiden acercarnos a las personas, porque se trata simplemente dejar el intelecto afuera y reír sin parar.

*Con información de Agencia Reforma

Etiquetas: