Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Salud

La insulina y sus mitos

Un endocrinólogo explica por qué es importante el uso correcto de esta hormona.

Fecha de publicación: 22-02-16
Más noticias que te pueden interesar

Redacción Suplementos*– Hasta un 40 por ciento de diabéticos que requiere insulina no se apega al tratamiento por los mitos que existen en torno a ésta, asegura Ismael Javier Chavira, endocrinólogo.

“Afecta porque hay cierto rechazo del paciente o de la familia a aplicarse la insulina”, afirmó.

De acuerdo con Chavira, uno de los principales mitos es que este medicamento afecta a los riñones y los ojos y origina que los pacientes sean amputados.

Esto se debe a que cuando los pacientes ya requieren insulina presentan por lo menos diez años del diagnóstico de la diabetes y esta está descontrolada, entonces empiezan a presentar complicaciones, lo que coincide con el uso de este fármaco.

Por esta razón, muchos asocian el uso de insulina con la presencia de complicaciones de la diabetes.

Dijo Chavira que otro mito es que origina que el paciente suba de peso, pero mientras éste tenga una alimentación adecuada esto no sucede.

“Hay una ligera elevación del peso porque se aprovecha mejor la glucosa, pero si el paciente lleva una alimentación adecuada y hace ejercicio no habría aumento de peso”, precisa.

También se cree que la insulina es el último recurso para controlar al enfermo.

En pacientes con diabetes tipo 1, cuyo páncreas no produce insulina, por ejemplo el tratamiento de inicio es la insulina.

En diabéticos tipo 2 se emplea cuando los medicamentos orales ya no les hacen efecto y ya no logran el control.

Explica que la insulina sirve para que el cuerpo aproveche mejor la glucosa, las proteínas y las grasas.

“Es como una llave que permite el paso al interior de las células de la glucosa, de las proteínas, de las grasas”.

Comenta que existen dos tipos de insulina, la de acción prolongada y la de acción corta. Los diabéticos deben aplicarse todos los días una dosis de insulina de acción prolongada, y antes de cada comida de acción rápida.

Con la de acción prolongada hay un aprovechamiento de la glucosa durante todo el día, con la de acción corta cuando se consume alimento.

Generalmente, después de diez años de diabetes se requiere de la insulina, sobre todo en pacientes que desde un principio no han llevado a un buen control del padecimiento.

Hormona en acción

Hay diferentes tipos de insulina según la velocidad de su efecto.

Tipos

Acción rápida. Comienza a actuar en alrededor de 15 minutos. Puede durar de 3 a 5 horas.

Acción corta. Comienza a actuar en 30 a 60 minutos y dura de 5 a 8 horas.

Acción intermedia. Comienza a actuar en 1 a 3 horas y dura de 12 a 16 horas.

Acción prolongada. Comienza a actuar en alrededor de 1 hora y dura de 20 a 26 horas.

Premezclada. Es una combinación de 2 tipos de insulina.

 ¿Por qué es necesaria?

Dentro del páncreas, las células beta producen la hormona insulina.

Con cada comida, las células beta liberan insulina para ayudar al cuerpo a utilizar o almacenar la glucosa de los alimentos.

Las personas con diabetes de tipo 1, el páncreas ha dejado de producir insulina.

Las personas con diabetes de tipo 2 producen insulina, pero el cuerpo no responde bien a ella.

En acción

Tiempo de inicio. Transcurre antes de que la insulina llegue a la sangre y comience a bajar el nivel de glucosa.

El punto pico o de acción máxima. Ocurre cuando la insulina tiene su máxima potencia con respecto a la reducción de glucosa en la sangre.

Duración. Es  el tiempo que la insulina continúa reduciendo el nivel de glucosa.

*Fuentes: Asociación Americana de Diabetes y  Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.

*Con información de Agencia Reforma

Etiquetas: