Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Salud

El poder de la fibra

Cuando falta este alimento en la dieta diaria el colon es el principal afectado.

Fecha de publicación: 08-02-16
Más noticias que te pueden interesar

 Fernando Pinetta*– La insuficiencia de este alimento puede originar desde estreñimiento hasta síndrome de colon irritable, enfermedad diverticular y hemorroidal e incluso cáncer de colon, coinciden especialistas.

Según la Organización Mundial de la Salud, lo ideal es consumir 25 gramos de fibra dietética al día. Si después de leer esto empezará a consumir más fibra prefiera la que aportan frutas, verduras y cereales naturales sobre la de productos industrializados que agregan grasas y azúcares, y consúmala con agua abundante para evitar el estreñimiento que se busca prevenir.

Considere que además de la falta de fibra, el sedentarismo, el estrés, la alta ingesta de grasa y factores genéticos  contribuyen a padecer estos males.

Colon enfermo

El síndrome de colon irritable es una enfermedad común que afecta más a las mujeres y origina dolor, distensión abdominal, estreñimiento y diarrea o ambas.

“Su origen es el sistema nervioso, el cerebro. Cuando se está bajo estrés se mandan señales al colon y esto se manifiesta con distensión de éste y dolor visceral”, explica Billy Jiménez, médico.

Para tratar este padecimiento, además de la prescripción farmacológica, se receta ejercicio, incluir al menos 25 gramos de  fibra en la dieta diaria, evitar el consumo de leguminosas como frijoles y habas, así como lácteos, pues estos se fermentan en el intestino.

Otro padecimiento común es la enfermedad diverticular, la cual origina en el colon hernias llamadas divertículos, y la causa más común es la falta de ingesta de fibra.

“El colon produce contracciones para impulsar la materia fecal y cuando estas son duras y secas por la falta de  fibra, el colon se lastima y se hacen estas hernias”, aclara Jiménez.

Los divertículos, detalla Jiménez, se inflaman y causan fiebre, dolor, sangrado  e inclusive pueden perforar el colon. Se puede producir peritonitis, alerta.

“Para evitar que los divertículos se inflamen se aconseja comer fibra, tomar agua y no estar estreñido”.

Agrega que el alcoholismo y el tabaquismo contribuyen con su desarrollo.

De acuerdo con el experto, entre 16 y hasta 35 por ciento de la población  presenta síndrome del colon irritable y entre un 15 y 20 por ciento divertículos.

Hemorroides, mal común

Otro mal común es la enfermedad hemorroidal y la puede padecer hasta 60 por ciento de la población, dice Jiménez.

Las hemorroides son las comunicaciones de arterias y venas que están en el ano.

Estas protegen el músculo del ano y ayudan a que no se evacúe sin sentir.

“Cuando las hemorroides se enferman hay dolor, sangrado al evacuar y comezón en el ano”.

“Se inflaman porque se lastiman al momento que pasa la materia fecal dura. Una diarrea también las inflama. Son comunes en pacientes que no comen fibra y que no toman agua, eso significa que van a tener una materia fecal muy dura”, indica.

 Comenta que pueden tratarse inyectándolas, se pueden ligar o se puede realizar cirugía, lo cual depende del grado de enfermedad hemorroidal.

Cáncer silencioso 

El cáncer de colon y recto es multifactorial, pero uno de los factores que lo condiciona es la poca ingesta de fibra, señala el médico.

Este cáncer produce los mismos síntomas que el síndrome de colon irritable o la enfermedad diverticular y hemorroidal, por lo que es fundamental que ante esos signos las personas se realicen un estudio de colonoscopía.

Indica que los mayores de 50 años deben de hacerse este estudio de manera rutinaria una vez al año, en tanto que quienes tienen antecedentes familiares de cáncer deben hacerlo a partir de los 40.

Asegura que este cáncer es curable si se trata en etapas tempranas, desafortunadamente, alerta, el 90 por ciento de los pacientes llega en etapa avanzada.

Este padecimiento, dice, es más común en hombres que en mujeres.

Para tratarlos se indica la quimio y la radioterapia o la cirugía, según el grado de avance.

Menú multifuncional 

Si planea elevar su consumo de fibra considere que hay dos tipos: la soluble y la insoluble.

María Elena Téllez, nutrióloga, indica que al consumir la soluble se forma una especie de gel en el intestino delgado y evita que se absorba rápidamente la glucosa, el colesterol y los triglicéridos.

Protege el colon, previene males cardiovasculares y ayuda en el control de la diabetes, explica.

Está contenida en cereales como la avena y alimentos como soya, chía y nopales.

La fibra insoluble se encuentra en verduras y frutas, sobre todo si se consumen con cáscara. También la contienen cereales integrales y leguminosas como frijol y lentejas.

“Pasa por el tracto digestivo hacia el intestino grueso y al mezclarse con el agua ayuda a que las heces tengan mejor consistencia y se facilite la evacuación de desechos.

“Ayuda al tránsito intestinal, evita el estreñimiento y con ello ayuda a reducir el síndrome de colon irritable, las hemorroides, los divertículos y cáncer de colon”, detalla.

Menciona que para que la fibra ayude al tránsito intestinal se debe de consumir agua suficiente. De lo contrario hay una impactación de heces y causa estreñimiento.

Lo recomendable es consumir de litro y medio a dos litros de agua al día.

Para consumir 25 gramos de fibra diaria, aconseja incluir en la dieta cinco porciones de verduras y frutas al día.

*Con información de Agencia Reforma

Etiquetas: