» Filántropos de corazón (segunda parte)

elPeriódico continúa reconociendo la labor de las instituciones que trabajan por un país con inclusión y que buscan una calidad de vida digna para miles de guatemaltecos.

Por Claudia Ramírez

Fundación Infantil Ronald McDonald Guatemala

Enfocada en las necesidades críticas de los niños del país, la Fundación Infantil Ronald McDonald en Guatemala se ha dedicado a darle un “hogar lejos del hogar” a miles de familias con menores enfermos desde el año 2005.

Muchas familias viajan desde el interior del país para poder recibir atención médica. Para un niño luchando contra una enfermedad, no hay mayor temor que estar lejos de sus padres, por eso las Casas Ronald McDonald facilitan que las familias puedan estar cerca de sus hijos mientras reciben tratamiento.

Todos los huéspedes son referidos por el área de Trabajo Social de 17 unidades médicas, quienes envían a sus pacientes con mayor necesidad dependiendo de la gravedad, distancia y situación económica.

Por ahora la fundación cuenta con tres casas las cuales han albergado a más de 23 mil 500 niños y sus familias, ubicadas cerca del Hospital General San Juan de Dios y el Hospital Roosevelt, actualmente una casa más se encuentra en construcción. Los huéspedes son beneficiados con tres tiempos de comida, cuartos privados con baño y lavandería, áreas de juegos y recreación, computadoras y otros.

Fundación Ayúdame a Escuchar Bárbara Nicolle

La organización Ayúdame a Escuchar fue fundada por Virgilio Rodríguez Ávila, luego que su nieta, Bárbara Nicolle, fuera diagnosticada con sordera completa en sus dos oídos y fuera operada en el Seguro Social con un implante coclear que le ayudaría a escuchar a la perfección.

Durante los trámites de la intervención del implante, Rodríguez narra que se hizo una promesa: “Si Barbarita volvía a escuchar, ayudaría a los demás niños que padecen esa misma enfermedad a tener una operación”. Ayúdame a Escuchar fue fundada en 2015, después que la menor recuperó su audición.

La Fundación es la primera que formó el programa del implante coclear en Guatemala, donde por medio de una cirugía se implanta un pequeño dispositivo electrónico que ayuda a las personas a escuchar.

Las operaciones tienen un precio de Q235 mil por paciente, cantidad que para una familia de nivel medio, en pobreza o pobreza extrema es difícil de obtener si no fuera por el apoyo de la institución, la cual también realiza 445 terapias mensuales, ya que atiende a 140 personas en su sede, situada en 6a. avenida 17-50, zona 11, Colonia Mariscal, donde los visitan personas de todas partes del país.

Hospicio San José

Las paredes decoradas con decenas de dibujos llenos de color que los niños de la institución realizan le dan un toque de vida y alegría al lugar. Algunas personas podrán pensar que un menor de edad diagnosticado con virus de inmunodeficiencia humana (VIH) no corre, no ríe y solo está postrado en una cama.

Eso no ocurre en el Hospicio San José, en donde todos los colaboradores se encargan de que cada día sea especial para los portadores de este virus.

La Asociación Hospicio San José está situada en el kilómetro 28.5 carretera a Bárcenas, Santa Lucía Milpas Altas, Sacatepéquez, y fue fundada en Guatemala en el año 1985 por el padre Francis O’leary con el objetivo de brindar atención integral a niños, adolescentes y adultos que viven con VIH o Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), proporcionándoles una mejor calidad de vida y una inserción adecuada a la sociedad.

La fundación se sostiene de aportes gubernamentales, donaciones económicas y apadrinamientos para los 48 menores que viven en el hogar y donativos en especie (granos básicos, leche, atoles, suministros de limpieza y otros víveres).

Fundación Margarita Tejada

Diez madres con hijos con síndrome de Down fueron las creadoras, hace 21 años, de la Fundación Margarita Tejada. Desde entonces la institución se ha dedicado a generar oportunidades de desarrollo integral para las personas con síndrome de Down desde los 15 días de nacidos hasta la edad adulta, logrando ser replicable a toda la población guatemalteca de muy escasos recursos.

El proyecto general que maneja la fundación es el de Rutas de Oportunidades y Progreso, que busca desarrollar y fortalecer desde la edad temprana las destrezas adquiridas con la Atención Integral a Primera Infancia y de la Niñez, para que al finalizar esta etapa, ambas poblaciones puedan continuar su ruta de progreso, dirigiéndose hacia la Educación Básica Regular y una Vida Independiente con Apoyo.

La organización cree firmemente en la inclusión y por eso crearon hace diez años el Programa de Desarrollo Inclusivo en Edad Laboral, el cual ha permitido que las personas con síndrome de Down no sean juzgadas por su condición y puedan desempeñar sus habilidades trabajando en las empresas que les han abierto las puertas.

Los adultos con síndrome de Down han ingresado al mercado laboral, realizando diferentes ocupaciones que les permiten aportar a la sociedad, sentirse útiles y llevar una vida más independiente y autónoma.

Fundación Kinal

El espíritu de servicio, el respeto a la dignidad de los demás y la libertad personal responsable son algunos de los valores que representan la formación que brinda el Centro Educativo Técnico Laboral Kinal, ubicado en la colonia Landívar de la zona 7 y que colinda con el relleno sanitario municipal de la capital.

Kinal, que en idioma maya significa “Lugar de la luz”, inició sus actividades en el año 1961 cuando un grupo de personas inspiradas en la labor del fundador del Opus Dei de la Iglesia católica, San Josemaría Escrivá de Balaguer, crearon un club cultural y deportivo en el municipio de Mixco, atendiendo actividades para obreros.

Actualmente funciona como centro educativo de capacitación técnica para varones que dirige sus actividades a la formación integral y al desarrollo humano de trabajadores jóvenes y adultos a un precio accesible. Desde sus inicios, son más de 30 mil las personas favorecidas con la educación técnica-laboral, humana, espiritual, cultural y deportiva. Asimismo, cientos de empresas se han beneficiado de los cursos impartidos a su personal.