[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Justicia

Tierra que extraen los mineros rusos podría contener uranio y níquel


Desde 1991, Taiwán determinó que en Guatemala habían yacimientos de uranio, pero el MEM indicó ayer que desconocen si hay presencia de ese mineral.

foto-articulo-Justicia

El director de Minería del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Guillermo Schell, dijo ayer en una citación legislativa con la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) que existe la posibilidad que en los terrenos cedidos a Mayaniquel se encuentre uranio.

El jefe de bancada, Carlos Barreda, cuestionó si se habían hecho los estudios geológicos para determinar si en los territorios en los que opera la empresa con capital ruso había presencia de uranio, pero Schell indicó que no se contaba con la capacidad técnica para determinarlo.

El director de minería explicó que “nuestros equipos no pueden analizar la presencia de uranio”, pero “si hay níquel es probable que haya uranio”. Schell manifestó que no tienen estudios en el MEM y que desconocían si Mayaniquel haya efectuado los mismos.

Según el diputado Barreda, es por esto que Mayaniquel, por medio de Atlantic Bulk Cargo, S. A. (ABC), se quieren llevar la tierra –mena– y no extraer el níquel en Guatemala. “Parte de ser potencia mundial es tener acceso al uranio. ¿Quién controla los yacimientos de uranio? los rusos, chinos y norteamericanos; acá hay uranio, pero no tenemos ni la capacidad técnica, ni los equipos para detectarlo”, enfatizó el congresista.

Pese a que Schell aseguró que desconocía si en las áreas de exploración de Mayaniquel existía uranio, en una presentación sobre licencias mineras del MEM entre 2005 y 2006 ya se habían otorgado permisos a mineras para la búsqueda de minerales como oro, plata, cobre, hierro, plomo, zinc, uranio, argón, molibdeno, antimonio, manganeso y magnesio en Esquipulas, Jocotán y Olopa, Chiquimula.

Además, en esa presentación, se establecía que por cada roca de un kilogramo podrían encontrarse concentraciones de dos a cuatro miligramos, pero que Guatemala no explotaba ese mineral.

“Se conoce la existencia de depósitos de uranio, pero no su magnitud, por lo tanto, en este momento no se tiene certeza de la existencia de un depósito comercial de uranio en Guatemala que pueda ser objeto de explotación”, consignó el MEM en la presentación.

El MEM también publicó un documento en el que señalan que desde 1999 tienen conocimiento de la presencia de uranio y explican la función de todos los minerales, incluido el uranio, el cual tiene “usos nucleares, fabricación de proyectiles y fotografía” y que el mismo se podría encontrar en la franja volcánica.

En un estudio realizado por la misión Técnica Minera de Taiwán entre 1987 y 1991, determinaron la existencia de yacimientos de uranio en el oriente del país, principalmente en Chiquimula. Ese estudio fue practicado por medio de la perforación de cinco agujeros con barreno de diamante.

Impacto ambiental

Como requisito para la explotación de minerales las empresas deben contar con estudios de impacto ambiental que el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) debe realizar previo a informar a la comunidad y que el mismo sea sometido a consultas a las autoridades indígenas constituidas.

El viceministro de Ambiente, Ángel Lavarreda, explicó en la citación que en 2020 le fueron aprobados cinco estudios de impacto ambiental a Mayaniquel y con los cuales la empresa gestionó licencias de exploración.

Lavarreda también especificó que desde 2007 ya se habían realizado cinco solicitudes al MARN, pero cuatro fueron rechazadas. Entre 2011 y 2018 hay otros cuatro expedientes que fueron aprobados por el Ministerio.

Según el viceministro de Energía y Minas, Luis Ayala, Mayaniquel cuenta con dos licencias de exploración; la primera en Senahú, Alta Verapaz, en donde buscan níquel, cobalto, platino, oro, plata, cobre, zinc, cobre, magnesio, entre otros y la segunda en Panzós para la detección de níquel, hierro, cobalto y magnesio.

El jefe de la UNE cuestionó al viceministro si existía la posibilidad de generar un impacto negativo en el lago de Izabal si llegaba a caer uranio al agua, pero Lavarreda se limitó a decir que “cualquier actividad que realiza el hombre tiene impacto ambiental, de la misma manera cualquier empresa de estas características tiene impacto ambiental también”.

El diputado Orlando Blanco también cuestionó que la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla (Empornac) arrendara el área para almacenar mena –porción de tierra de donde se extraen minerales– en una parte destinada para contenedores.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Deportes
Goleada crema en Sololá

Casi con un cuadro “B”, por sus ausencias, Comunicaciones logró ganarle 4-0 como visitante a un débil Sololá.

 

 

noticia AFP
El cambio climático podría forzar la migración de 216 millones de personas

La escasez de agua, la disminución de la producción agrícola y el aumento del nivel del mar pueden provocar el desplazamiento de personas ya para 2030.

noticia AFP
Condena internacional por sangrienta represión en Myanmar


Más en esta sección

Después de varios meses, el Ejército localiza una avioneta con posibles ilícitos

otras-noticias

Terminan de afinar detalles para el recorrido de la Biciruta 502

otras-noticias

Washington enfrenta las consecuencias de su política hacia Guatemala

otras-noticias

Publicidad