[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Hablemos de música e historia (II parte)


El repertorio fúnebre nacional ha crecido de manera exponencial.

foto-articulo-Opinión

La fusión entre el género marcial de las marchas fúnebres y las actividades católicas propias de la Cuaresma y Semana Santa guatemalteca fue una de las consecuencias no intencionadas de la política de secularización impulsada por los gobiernos liberales entre 1871 y 1880. La primera generación de filarmónicos locales, egresados casi todos de la Escuela de Substitutos Militares, incluía a referentes de la música marcial como Rafael Álvarez Ovalle, Santiago Coronado, Salvador Iriarte, Julián Paniagua y Germán Alcántara. En 1888, Coronado compuso La fosa, la marcha documentada más antigua de autoría nacional. En 1890, Paniagua compuso Los pasos de Nuestro…

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy
Ana Lucía Mendizábal
Reportera de Cultura y Entretenimiento. Comunicadora con 30 años de experiencia en medios de comunicación escritos y digitales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Honduras anuncia la compra de 5 mil 600 vacunas contra la viruela del mono
noticia EFE
México ofrece “disposición” para reanudar diálogos de paz de Venezuela
noticia AFP
Colombia elige presidente inclinada por primera vez hacia la izquierda


Más en esta sección

Hospital Herrera Llerandi presenta avances en cardiología

otras-noticias

Avanza iniciativa de ley para  indemnización a militares

otras-noticias

Estados Unidos deporta a expresidenciable Manuel Baldizón

otras-noticias

Publicidad