[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Hablemos de música e historia (II parte)


El repertorio fúnebre nacional ha crecido de manera exponencial.

foto-articulo-Opinión

La fusión entre el género marcial de las marchas fúnebres y las actividades católicas propias de la Cuaresma y Semana Santa guatemalteca fue una de las consecuencias no intencionadas de la política de secularización impulsada por los gobiernos liberales entre 1871 y 1880. La primera generación de filarmónicos locales, egresados casi todos de la Escuela de Substitutos Militares, incluía a referentes de la música marcial como Rafael Álvarez Ovalle, Santiago Coronado, Salvador Iriarte, Julián Paniagua y Germán Alcántara. En 1888, Coronado compuso La fosa, la marcha documentada más antigua de autoría nacional. En 1890, Paniagua compuso Los pasos de Nuestro…

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
La Corte Suprema de EE.UU. examina la detención de migrantes durante meses
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Embajada de Japón dona más de US$2 millones en equipos médicos a Salud
noticia Alexander Valdéz / elPeriódico
Mingob vuelve a favorecer a proveedor en compra de motos para PNC


Más en esta sección

Estados Unidos y México, favoritos

otras-noticias

Djokovic y Alcaraz debutan con triunfo

otras-noticias

Tour de Francia, rumbo al norte

otras-noticias

Publicidad