[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Bernardo ya está libre, los ríos siguen presos


foto-articulo-Opinión

La masacre de Chixoy no fue un horror aislado sino la pauta que marcó la historia de las inversiones hidroeléctricas en Guatemala. No es limpia una energía que necesita criminalizar líderes, talar bosques, matar lentamente a familias que viven de un río sagrado e incumplir acuerdos internacionales para lograr imponerse. Bernardo Caal pasó cuatro años en prisión por denunciar esto. Ahora está libre y con su pueblo, pero los ríos siguen presos para beneficio privado en un país donde se sufre por el derecho a la energía eléctrica.   Una filtración reveló que la mina de níquel en El Estor, entre muchas cosas, financia a la policía para reprimir y esconde los hallazgos sobre la contaminación que documenta. Eso no es una excepción sino la norma de las inversiones extractivas. Es la historia, por ejemplo, de Ixquisis, donde el BID retiró recientemente su financiamiento a una hidroeléctrica dados los atropellos

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
The Beatles: La nueva mezcla del concierto en la azotea llega a plataformas
noticia Redacción Cultura
Gerardo Guinea Diez presenta «El hijo del saurio y una paloma azul»
noticia Luis Aceituno
La imaginación es resistencia


Más en esta sección

Luego de cuatro años, María Cuc Choc recupera su libertad

otras-noticias

Casos de COVID-19 van en aumento

otras-noticias

Giammattei inicia gira por Estados Unidos

otras-noticias

Publicidad