[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Cargado de cadenas


Todos somos muy dóciles en seguir los ejemplos torpes o depravados.

foto-articulo-Opinión

Hace años escribí un artículo al que titulé Overol naranja…, ya que me indignaba que las autoridades obligaban a presentarse a juicio a las personas a quienes se acusaba vistiendo un overol, particularmente en los casos de “alto impacto”. Argumenté yo que el “overol naranja” era inconstitucional, ya que la Constitución dice en sus artículos 12 y 14: “Nadie podrá ser condenado, ni privado de sus derechos, sin haber sido citado, oído y vencido en proceso…”. “Toda persona es inocente mientras no se le haya declarado responsable judicialmente, en sentencia debidamente ejecutoriada”. En otras palabras, como en todo el mundo…

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Astrónomos «toman el pulso» a un agujero negro
noticia Álex Cruz/elPeriódico
Galería| Universitarios expresan que la justicia murió en el país
noticia Édgar Gutiérrez
Vuelve el estigma del paria


Más en esta sección

No más dinero para Miguelito y para el Cártel Jalisco Nueva Generación

otras-noticias

Espectacular inicio en los Juegos Bolivarianos

otras-noticias

Ciclistas juveniles se lucen en gran jornada

otras-noticias

Publicidad