[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

“La Hija del Kilimanjaro”


Lado B.

foto-articulo-Opinión

Betty Davis murió la semana pasada, por causas desconocidas, a los 77 años. Ya casi nadie se acordaba de ella, pero en los obituarios la llamaron la madre o la abuela del ‘funk’ –ese tipo de epítetos propios de la prensa musical– y coincidieron en que fue a todas luces una mujer demasiado adelantada a su tiempo. Tanto así, que asustaba a sus contemporáneos. Su nombre llevaba a cierta confusión con el de Bette Davis, pero salvo el espíritu atormentado, no se parecía en nada a la antigua reina de Hollywood. Betty era negra, demasiado negra, y revoltosa, y más…

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy
Evelin Vásquez
Reportera de Sociedad. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Creo que el periodismo es una herramienta para promover el pensamiento crítico e informar sobre más realidades

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Fiscalía de Cuba consigna 790 encausados por inéditas protestas de julio
noticia Álvaro Castellanos Howell
¿Qué nos debemos los unos a los otros?
noticia EFE
Carla Morrison presenta su proyecto “más elevado” y seguro de su carrera


Más en esta sección

48 Cantones pide al Congreso que elimine iniciativa 6076 y no se envíe a la CC

otras-noticias

El clavel no se clava con martillo ni se corta con la hoz

otras-noticias

CC resuelve que el MP puede continuar investigación contra Neto Bran

otras-noticias

Publicidad