[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Lo que el viento se llevó…


Por razones históricas, éticas y religiosas esta situación no podía perdurar.

foto-articulo-Opinión

La sociedad norteamericana sigue siendo contra viento y marea una democracia ejemplar.  Y sin embargo la democracia estadounidense sufrió y pagó el alto precio de una sangrienta guerra civil para establecerse plenamente como tal. Y ello se debió a haber arrastrado consigo desde su nacimiento el lastre de la esclavitud, un absceso que envenenó a lo largo de los siglos XVIII y XIX y hasta la Guerra de Secesión a la sociedad norteamericana. Se trató de un problema complejo y paradójico, político y social, que también provocó problemas de conciencia a los ciudadanos de esa novel democracia. Por ejemplo Washington…

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
FMI urge a El Salvador a eliminar el bitcóin como moneda de curso legal
noticia AFP
Mali gana en medio de una gran polémica
noticia E. García/R. Ríos/elPeriódico
Educación obliga a padres de familia a firmar contrato


Más en esta sección

Despiden a “Chispita” en Amatitlán

otras-noticias

Un padre desesperado

otras-noticias

“No nos abrieron la puerta del camión”

otras-noticias

Publicidad