[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Lo que necesitamos


La impunidad provee a la economía brutal un gran escudo.

foto-articulo-Opinión

  Percibo que el principal problema de la sociedad guatemalteca es que nos estamos dejando llevar por lo que queremos y no por lo que necesitamos; y, lamentablemente, muchas veces lo que queremos se asocia al relajamiento moral, al atajo a la ley y al dinero fácil. Con preocupación veo cómo se ha impuesto un relativismo moral que no solo tolera los antivalores (deshonestidad, injusticia, intransigencia, traición, engaño, irresponsabilidad, indiferencia y demás), sino que también el mismo mal, es decir lo perverso, lo cruel, lo cínico y lo infame. No tengo duda de que el relativismo moral nos ha deshumanizado, lo que implica la desvalorización de la vida humana y la acometida de los peores instintos. También me causa estupor el proceso de desinstitucionalización del Estado, que se está traduciendo en un desmontaje del régimen de legalidad, lo que da pie a la incertidumbre y al temor, y en un

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia IN ON CAPITAL
Chevron negociará de nuevo con Venezuela
noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
Tap&Go facilita cobros con tarjeta a mipymes
noticia Europa Press
Biodiversidad: un estudio afirma que un 44 por ciento de la tierra necesita protección


Más en esta sección

“Estar cantando el ‘Jefe de jefes’ no da mucha autoridad moral”

otras-noticias

Empresa vinculada a la UCN obtiene contratación por Q18 millones

otras-noticias

Literatura en idiomas mayas, en el CFCE

otras-noticias

Publicidad