[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Tres intentos por justicia


¿Hasta cuándo dejaran los militares de creer que están en su finca?

foto-articulo-Opinión

Actualmente se ejecutan tres procesos de justicia por violaciones a los Derechos Humanos cometidos durante el conflicto armado, el primero es el juicio especial por genocidio contra Efraín Ríos Montt. El segundo es el juicio por genocidio contra Mauricio Rodríguez Sánchez y finalmente el juicio Molina Theissen contra cinco miembros del alto mando militar del ejército. Menciono los tres, porque su desarrollo revela algunos de los obstáculos que en Guatemala existe en materia de derechos humanos y justicia, pero también el poder que poseen los militares, al extremo que continúan gobernando el país. El juicio contra Ríos Montt a puerta cerrada lo dice todo. Si los procesos de justicia transicional son medios para proveer justicia y reparación, pero también para conocer la verdad a manera de lograr la no repetición y fortalecer el Estado de Derecho, este último cometido no se logra si no se permite que las voces de

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
La Corte Suprema de EE.UU. examina la detención de migrantes durante meses
noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
¡Fiesta en el zoológico! La Aurora presenta a sus nuevas leonas marinas
noticia EFE
Adria Arjona: “No me quería ir del set de ‘El padre de la novia'”


Más en esta sección

Esto es, Informe Godoy

otras-noticias

¿Cómo cuidar la piel del sol? Estos son algunos consejos

otras-noticias

Consejos para cuidar el hígado de forma natural

otras-noticias

Publicidad