[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Tanto cuchillo para cortar una flor


lucha libre

foto-articulo-Opinión

Marco Antonio tenía solo 14 años cuando lo sacaron a golpes de su casa en la colonia La Florida de la zona 19, frente a su madre Emma Theissen, quien intentó impedir que se lo llevaran sin lograrlo. Los captores eran soldados vestidos de civiles que se estaban vengando de Emma Guadalupe (hermana mayor del niño) quien había escapado de una cárcel en Quetzaltenango donde había sido retenida, violada y torturada por pertenecer a una organización rebelde. A Marco Antonio, lo engrilletaron, le taparon la boca con cinta de aislar, lo metieron a un costal y lo subieron a patadas a la parte de atrás de un picop. La mamá logró apuntar una placa: O-17675. Desde ese 6 de octubre de 1981, la familia Molina Theissen no ha dejado de buscar al adolescente en hospitales, cárceles, morgues, cementerios clandestinos, iglesias, cortes de justicia y ministerios del país. Mañana, casi 37

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Juan Diego Godoy
La censura también es digital
noticia Europa Press
Advierten sobre el impacto ecológico de la translocación de especies nativas de peces a áreas que no les corresponden
noticia Christian Gutiérrez/elPeriódico
Diputada Villagrán: hay fiscalías que atienden en promedio 200 casos por persona


Más en esta sección

Retorna la Vuelta ciclística a Guatemala

otras-noticias

Leo Messi, Paul Pogba y Ronaldinho protagonizan campaña de Pepsi® 

otras-noticias

Ministerio de Salud confirma seis casos nuevos de Viruela del Mono

otras-noticias

Publicidad