[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Trabajo doméstico


No más ostracismo y esclavitud estatal y societal para las trabajadoras del hogar.

 

foto-articulo-Opinión

Mientras las propuestas de reforma electoral erotizan los imaginarios de la ciudadanía urbana, la piramidal estructura económica del país se consolida y se expande en detrimento de los derechos humanos, (exenciones fiscales para maquilas y call centers, sociedades offshore y trabajo parcial), donde el trabajo doméstico reconfigura la matriz de explotación laboral –un promedio de 14 horas diarias–, en el caso guatemalteco revestida de racismo y discriminación. Las trabajadoras domésticas históricamente han estado confinadas al destierro e invisibilización estatal, desprovistas del sistema de protección social –las hordas farmacéuticas andan tras su privatización total–, son víctimas de violencia de género y están sometidas a un régimen semiesclavista por las castas ladino/mestizas, urbano-céntricas y clasemedieras/altas. Para la institucionalidad pública no son una prioridad, esta más bien contribuye al apartheid político de este sector al no concebirlas como sujetas de derechos socioeconómicos y políticos, no son beneficiarias de ninguna política pública –el Programa

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Equipo de LeBron James gana el juego de las Estrellas
noticia Editorial
Treinta y dos meses sin elegir nuevos magistrados del OJ
noticia Anabella Giracca
Fatales sorpresas


Más en esta sección

¡Vuelve LaLiga!, Real y Barcelona son favoritos

otras-noticias

Barcelona, agitado por sus grandes fichajes

otras-noticias

Milan, el rival a vencer en Italia

otras-noticias

Publicidad