[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Arrancándole tiempo a la esperanza


Filgua: viento fresco.

 

foto-articulo-Opinión

Las letras, para este país, son de primera necesidad, un remanso en la tempestad. Huidizas, eso sí. Narrativa y palabra, han sido alejadas del pueblo. Hace –apenas– tres décadas, era prohibido leer. Generales analfabetas. Proscribieron los libros. Concluyeron que hacían mal al alma. El fuego lo purifica todo. Les alivió verlos en pira. Quizá por eso, y muchas cosas más, el poeta Manuel José Arce, al referirse a los requisitos para ser general, dijo: “así, de esta manera, General. General –no importa cuál–: para ser General, como usted, General, hay una condición fundamental: ser un hijo de puta, General”. Hoy, como ayer, los libros escasean. Se parecen al maíz, están ausentes de la mesa popular. No florecen en los campos. No son como la Amapola. Los pocos, que caen, sirven para emparejar la mesa: textos foráneos, viejas ediciones del Libro Almanaque Escuela, el Nuevo Testamento de los Gedeones. Son la

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Un empresario buscado por Guatemala dice que los Pérez Maura le pagaron vía Villarejo para no colaborar con la Justicia
noticia Redacción / elPeriódico
Capturan al hijo del alcalde de Mataquescuintla
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Comunidades exigen servicio de agua potable


Más en esta sección

Los decanietos de la chingada

otras-noticias

Genéricos, más caros que las medicinas de marca

otras-noticias

La genuina autonomía universitaria es ahora resistencia

otras-noticias

Publicidad