[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Acompañamiento a una canción


Sobre ovejas, carniceros y anzuelos miserablemente tragados.

 

foto-articulo-Opinión

En la segunda estrofa de “La canción sobre el enemigo de clase”, dice Bertolt Brecht: “Y me dijeron que si era dócil /llegaría a ser como ellos. /Pero pensé: si soy oveja /no llegaré jamás a ser carnicero. /Y vi a más de uno de entre nosotros /que se tragó este anzuelo. /Y cuando le ocurrió lo que nos pasó a ti y a mí, /entonces se espantó”. Para Brecht, el camino hacia tener tanto poder como lo tiene el enemigo de clase no es el sometimiento sino la lucha. Esta verdad brota de la historia de la explotación en el mundo una y otra vez, y explica por qué los movimientos populares no se acaban nunca y resurgen de sus colosales derrotas con nuevos bríos y en medio de la persecución, la tortura, la desesperanza y la muerte. Pero esta verdad también la entiende el enemigo de clase, quien

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Ministros de Exteriores y Comercio de Panamá viajan a EEUU en misión oficial
noticia Agencias
Tsitsipas confirma ventaja de Europa
noticia AFP
OMS confirma más de 5 mil casos de viruela del mono en el mundo


Más en esta sección

Brasil se ilusiona con el retorno de Neymar

otras-noticias

Mbappé: “El Mundial es una obsesión y el torneo de mis sueños”

otras-noticias

Francia-Inglaterra, dos potencias europeas se enfrentan en cuartos de final

otras-noticias

Publicidad