[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

El Jueves Santo que nunca termina


Meditación cristiana de la época.

 

foto-articulo-Opinión

Dijo Jesús: “Yo soy el pan de vida. Vuestros padres comieron del maná en el desierto, y murieron; éste es el pan que baja del cielo, para quien lo coma no muera. Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre y el pan que voy a dar es mi carne, para la vida del mundo”. (Jn, 6, 48-52). Como las palabras y el lenguaje que utilizó Jesús eran realistas, no simbólicos, “discutían entre sí los judíos: ¿cómo puede éste darnos a comer su carne? Jesús del dijo: en verdad, en verdad, os digo que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día, porque mi carne es verdadera comida y mi sangre

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Estuardo Artiga
Red Space reunirá a lo mejor del diseño en Guatemala
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Transportistas manifestarán el próximo lunes para que se derogue acuerdo de seguro para terceros
noticia Lorena Álvarez/elPeriódico
FMI recorta estimación de crecimiento para Guatemala


Más en esta sección

Denuncian a jefa de Gabinete de Bukele ante Tribunal de Ética en El Salvador

otras-noticias

Acusan de “conspiración” a cuatro trabajadores de La Prensa, diario nicaragüense opositor

otras-noticias

La canciller de Panamá visita migrantes en Darién antes de reunión de la OEA

otras-noticias

Publicidad