[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Oh, Ah, sin moverme


Para tener éxito uno tenía que enfocarse.

 

foto-articulo-Opinión

Cuando yo era niño había un juego llamado Oh, Ah. Uno tomaba una pelota, y a una distancia prudente la arrojaba contra una pared para que rebotara, al tiempo que recitaba en cada tiro: Oh, Ah, sin moverme, sin reírme, en un pie, con una mano, media vuelta, vuelta entera, atrás y adelante, caballete, rodillete y así con el propósito de no dejar caer la pelota, ni reírse y ejercitar las habilidades motoras y supongo que hasta cognitivas. Si uno dejaba caer la pelota, otro de los jugadores empezaba con el Oh, Ah. Para tener éxito en el juego uno tenía que enfocarse y concentrarse, y no dejarse distraer por los otros jugadores. Un poco así andamos los chapines, “con más de una olla en la estufa”, diría yo. Que si tal, o cual va a Matamoros, o a Mariscal Zavala; que si los diputados aprueban la ley de in-competencia;

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
El Señor de los Anillos reina en el regreso del Comi-con en California
noticia EFE
Las 700 hormigas de Rafael Gomezbarros toman el Museo Nacional de Ámsterdam
noticia Rogelio Salazar de León
Ética, tan cerca, tan lejos


Más en esta sección

Hospital Herrera Llerandi presenta avances en cardiología

otras-noticias

Avanza iniciativa de ley para  indemnización a militares

otras-noticias

Estados Unidos deporta a expresidenciable Manuel Baldizón

otras-noticias

Publicidad