[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Recordando a Fuentes Mohr


Qué largos y duros han sido todos estos años y no terminamos de salir del abismo.

 

foto-articulo-Opinión

Cuando apenas atravesaba 52 años de vida fructífera y se había convertido en uno de los personajes políticos que podía llevar a Guatemala por los senderos de la democracia, fue vilmente asesinado el doctor Alberto Fuentes Mohr, porque indudablemente no había nadie de la oligarquía criolla que le diera la talla, ni mucho de los militares que seguían detentando el poder. Fuentes Mohr, como Manuel Colom Argueta asesinado dos meses después, eran en la década de los setenta, los principales enemigos de esa casta responsable directa de la situación económica y política que seguimos viviendo, así como de la muerte violenta de innumerables jóvenes, hombres y mujeres que eran una promesa para el futuro del país. Cuando se cumplen 38 años de su asesinato, recordamos lo que dice en la lápida que cubre su tumba en el cementerio de Quetzaltenango: “Mi amor a Guatemala no termina con mi muerte. Perdurará

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Gobierno e indígenas firman acta que pone fin a protestas en Ecuador
noticia Renzo Lautaro Rosal
Quisiera ser optimista
noticia Europa Press
OMS actualizará la lista de patógenos que podrían causar pandemias


Más en esta sección

Luis Enrique: “Nos ha faltado confianza”

otras-noticias

Neuer: “Lo más importante es que seguimos con vida”

otras-noticias

Las instrucciones de Porras y sus asesores en investigaciones de FECI

otras-noticias

Publicidad