[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Autoengaño y criticidad


“Me conecto, luego existo; no me conecto, luego insisto”.

foto-articulo-Opinión

La célebre frase de Abraham Lincoln según la cual “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo, puedes engañar a algunos todo el tiempo, pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”, parece haber sido contradicha por individuos como Edward Bernays –el famoso sobrino de Sigmund Freud que estuvo al frente de la guerra psicológica en Guatemala para el golpe de Estado contra Arbenz en 1954 y quien, al aplicar la teoría del inconsciente formulada por su tío a las técnicas de propaganda y publicidad, revolucionó el mundo de la manipulación ideológica– y por Gene Sharp, el teórico e impulsor de los golpes de Estado blandos y de las revoluciones de color. A tal grado es esto así, que vivimos una era de la manipulación en la que el simulacro ocupa el lugar del hecho concreto y en la que la vida imita al arte, y no

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Agencias
Mercados mundiales y petróleo golpeados por invasión rusa
noticia Agencias
Lampaert toma el mando en el Tour de Francia
noticia Roberto Antonio Wagner
La vital importancia de las áreas de influencia (III parte y final)


Más en esta sección

¿Qué podría pasar si Putin usara armas nucleares en Ucrania?

otras-noticias

Pobladores en Izabal acampan por temor a inundaciones

otras-noticias

Equipo Mundial gana el título de la Laver Cup

otras-noticias

Publicidad