[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Los Rolling Stones en La Habana


Lado b

foto-articulo-Opinión

Sus satánicas majestades llegaron a Cuba y como ya es habitual con estos iconos sagrados del rock and roll, alborotaron los ánimos de miles y miles de personas que se congregaron en la Ciudad Deportiva para escuchar a la banda. Lo que en cualquier otro país no pasaría del simple entretenimiento, en la isla caribeña por cuestiones históricas y coyunturales, ampliamente debatidas, se convierte en un acontecimiento político. “Los Rolling Stones rompen el deshielo” insisten en titular los medios internacionales. Pareciera que el pasado Viernes Santo, a las ocho y media de la noche, hora de La Habana, se acabó definitivamente la Guerra Fría. Uno de los últimos bastiones del comunismo, rindiéndose ante los encantos de la Sociedad del espectáculo y el consumo. La culpa, hay que decirlo, la tuvo Fidel Castro, cuando como consecuencia de la crisis de los misiles de 1963, quiso frenar toda embestida cultural proveniente del

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redaccion/elPeriódico
Giammattei da declaraciones incorrectas sobre la vacuna anticovid
noticia AFP
Celine Dion pospone su gira europea por problemas de salud
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
AGLA exige que el Aeropuerto La Aurora cumpla con estándares internacionales


Más en esta sección

Municipal no pasa del empate contra Achuapa

otras-noticias

Más de 40 personas han fallecido durante la temporada de lluvias este año

otras-noticias

Arredondo toma ritmo en el Prólogo del Rally de Marruecos

otras-noticias

Publicidad