[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Entre la bota y el libro


lucha libre

foto-articulo-Opinión

Estoy leyendo Un mundo sin fin de Ken Follet, una novelona de más de mil páginas que se desarrolla en la ciudad inglesa de Kingsbridge entre los años 1135 y 1174. Llevo dos meses con la nariz metida en el libro, viviendo una saga épica llena de ambición, guerra, odio y venganza. Uno de los temas recurrentes en la novela son las violaciones. En la Edad Media eran tan frecuentes y normalizadas, principalmente por los hombres de guerra, que casi se puede decir que, los muy cabrones, sentían como deber cívico, violar a cualquier mujer que se topara en su camino. Por momentos olvido si les estoy contando el libro o la historia de Guatemala. Desde que se crearon las instituciones militares estas han sido escuelas en donde se enseñan las peores mañas de la humanidad. Ahí se aprende a pelear, matar, dominar, violar y tomar a la fuerza. No

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Agencias
Richarlyson se declara bisexual
noticia AFP
Biden anuncia gran ayuda militar a Ucrania entre amenazas rusas de bombardear Kiev
noticia Redacción Cultura
“Madres paralelas” y otras 11 cintas de Almodóvar que están en Netflix


Más en esta sección

Adolescente con quemaduras recibirá tratamiento
en Texas

otras-noticias

Santiago Sacatepéquez restringe horarios
en negocios 

otras-noticias

Localizan los cuerpos de mujeres desaparecidas en hundimiento

otras-noticias

Publicidad