[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

El libro de Héctor


Lean pues los lectores estas páginas claras, veraces y honestas.

foto-articulo-Opinión

El amigo Héctor Nuila Ericastilla, puso en mis manos el libro de su autoría: Los tentáculos del poder en el Congreso de la República, el cual es una historia fidedigna y sincera de su presencia, andanzas y trabajos en el Organismo Legislativo; no digo Congreso porque ese nombre corresponde a lo que tenemos ahora en este siglo XXI: un conglomerado amorfo y heterogéneo compuesto por 158 –ahora ya son 160– cómodas sillas de descanso (en la antigüedad les llamaban curules) en las que se apoltronan de vez en cuando, un montón de vagos, ineptos y desfachatados, que utilizan el escritorio que tienen enfrente para saborear las viandas y licores con las que se atiborran durante las pocas y muy escasas horas de permanencia en ese adefesio de concreto, mal llamado Asamblea Legislativa; al mismo tiempo que hurgan con curiosidad malsana bajo las carpetas, en la búsqueda de jugosos cheques con

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Mujeres hondureñas superan a los hombres como profesionales universitarias
noticia Europa Press
Twitter guardará un historial de cambios de los tuits modificados
noticia AFP
Nancy Pelosi, el adiós de la astuta estratega que enfrentó a Trump


Más en esta sección

Más de 81 mil guatemaltecos han sido retornados este año

otras-noticias

En un día de capacitación, la Oficina del PDH prevé un gasto de Q86 mil 500

otras-noticias

Los mejores consejos de Jeff Bezos para manejar la recesión

otras-noticias

Publicidad