[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

De poderes e inodoros


Lado b

foto-articulo-Opinión

Provengo de un tiempo en que el alcalde era un señor que habitualmente te encontrabas en la barbería, cortándose los pocos cabellos que le quedaban y hablando de tú a tú con los parroquianos. Por supuesto, hablo de La Antigua Guatemala, cuando la ciudad no llegaba a 20 mil habitantes y la mayoría de la gente, incluso el alcalde, te paraba por la calle y te preguntaba por la familia y le enviaba saludos a tus padres. Ser alcalde supongo que era algo importante, pero hay que reconocer que los elegidos, independientemente de su credo político, se lo tomaban con calma. Durante algún tiempo, cuando yo andaba por la escuela primaria, el alcalde de la ciudad fue también mi dentista. Sospecho que el sueldo como funcionario era tan limitado que no se podía dar el lujo de abandonar el consultorio. Mi padre me habló de algo así como 300 o

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE/AFP
Rusia abre la puerta para facilitar la salida del cereal de Ucrania
noticia Redacción/elPeriódico*
Rescatan a cuatro menores por explotación laboral en San Pedro Sacatepéquez, San Marcos
noticia Salvador Paiz
Sería absurdo errar dos veces


Más en esta sección

“Navidad Fantástica” llega al Teatro Lux

otras-noticias

James Cameron anuncia su retiro

otras-noticias

Twitter suspende a Kanye West tras sus publicaciones a favor de Hitler

otras-noticias

Publicidad