[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

Tortrixfascismos


follarismos

foto-articulo-Opinión

Hay infinitos fascismos en este mundo, aunque su expresión en la vida de todos los días podría resumirse, por un lado, a un sentimiento de sobrevaloración del grupo principal, clase dominante o casta al cual uno pertenece o con los cuales uno se identifica y, por el otro, a un escalonado y no disimulado desprecio hacia grupos o personas que son distintos a nosotros ya sea por el color de la piel, por su condición sexual, o por su situación económica, social, ideológica o religiosa y que, precisamente debido a alguna de esas características, consideramos no sólo como inferiores, sino como indignos de ocupar puestos de poder o de influencia en la sociedad. En Guatemala, nuestro fascismo cotidiano es un complicado chirmol elaborado con dosis míticas de racismo, clasismo, machismo y paternalismo, mezcladas con inconfesables complejos de identidad, resentimientos varios, envidias múltiples y ambiciones desmesuradas que nos hacen, a veces,

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia IN ON CAPITAL
EE. UU. acumuló 11.5 millones de ofertas de empleo
noticia Redacción Deportes
¡Se inicia la Vuelta a Guatemala!
noticia AFP
Britney Spears: “Me hicieron sentir que no era nada, y yo lo aceptaba”


Más en esta sección

Se cumplen cuatro meses de la captura de Jose Rubén Zamora

otras-noticias

Veteranos militares anuncian nuevos bloqueos para esta semana

otras-noticias

Insivumeh prevé ingreso de frente frío que provocará lluvias

otras-noticias

Publicidad