[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

No por mucho madrugar… (I parte)


Bien dijimos que había inconstitucionalidades en las reformas pretendidas.

foto-articulo-Opinión

Si la Constitución permite la reelección de los diputados y de los alcaldes –sin límite alguno– no podía ser quién –la Ley Electoral y de Partidos Políticos– para prohibirla o limitarla y, así –tajante y categórica– ha venido a sancionarlo la Corte de Constitucionalidad (CC). En la borrachera mediática que se diera el año pasado (“en estas condiciones, no queremos elecciones”, la más sonora cantaleta que vino a responder el pueblo de Guatemala con el más contundente de los posibles tapabocas al concurrir de forma masiva –tal como lo hizo– al ejercicio de su voto), en esa borrachera mediática, decía, llegó a pretenderse que –violándose la Constitución, sin el dictamen previo de la CC, que es un paso necesario para que leyes de este tipo puedan reformarse– se aprobaran las reformas y que, en contra de prohibición expresa de la ley, se aplicaran al proceso electoral ya convocado. Me permití

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
El Salvador recuerda a mártires de la guerra civil que serán beatificados
noticia Gonzalo Marroquín Godoy
ENFOQUE: El camino a la dictadura lo allanan los incautos demócratas
noticia Agencias
Verstappen gana y se consolida en el liderato


Más en esta sección

Antigua vence a Municipal y toma la ventaja en la semifinal

otras-noticias

Poder Político: Ilegitimo, Inmoral E Ilegal

otras-noticias

Juez envía a juicio a José Rubén Zamora por tres delitos

otras-noticias

Publicidad