[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

(De)formando mentes


La solución no está en que el Estado cambie de sistema…

foto-articulo-Opinión

Es un hecho, sean públicas o privadas, las escuelas de nivel primario y secundario en Guatemala están sometidas –ilegítimamente– al férreo control estatal. El sistema que ha sido impuesto sobre todos los estudiantes, suprime la creatividad individual, colectiviza las aptitudes y es de carácter puramente primitivo.   Fue en el siglo XIX cuando por primera vez se implementaron sistemas educativos en respuesta a las necesidades de la industrialización. En Estados Unidos, el político Horace Mann impulsó una reforma que oficializó la aplicación del método prusiano. Consistía en dividir a los alumnos según la edad y seleccionar un determinado pénsum que cubriese lo básico para que el individuo pudiera adaptarse al ritmo del acelerado desarrollo, en detrimento de las habilidades de cada uno pues debían limitarse a las de un marco mecanizado.   Más de doscientos años han pasado y ese obsoleto sistema se sigue aplicando. El aparato educativo imita el

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Inusual cierre de campañas presidenciales en Colombia
noticia Sputnik
Bancos centrales de todo el mundo aumentan el oro en sus reservas
noticia AFP
«God Save The Queen» de los Sex Pistols vuelve a editarse antes del jubileo de Isabel II


Más en esta sección

Adiós a Maco Luna, histórico del rock nacional

otras-noticias

Rusia, títere de Pekín

otras-noticias

Una luz en el horizonte: más democracia (III parte)

otras-noticias

Publicidad