[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opinión

¿Quién reirá de último?


El Congreso en la mira: ¿podrá desafiar al mundo con su soberbia ratonesca?

foto-articulo-Opinión

Luis Rabbé se desternillaba de la risa. Parecía un muñeco de trapo sacudido por las imparables carcajadas. Y uno temía que en cualquier momento, se le desataran las costuras y empezara a caer el aserrín del que estaba hecho. ¿Cuál era el motivo de esta risa pertinaz? Arturo Taracena lo increpaba por una manipulación que, lejos de constituir una acción digna de un órgano del Estado, era una desfachatada pantomima: la elección de un magistrado para la CC, sacado de la manga, sacado de la nada. ¿Y todo para qué? Para que este magistrado-alfil apuntalara a los otros magistrados-alfiles que ya están instalados en la Corte de Constitucionalidad, en un juego de ajedrez destinado a defender el Estado-corrupción, la “institucionalidad” construida para permitir. Al fin y al cabo ese ha sido, hasta hoy, el nombre del juego. ¿Por qué cambiarlo?   Quizá Luis Rabbé tenía amplias razones para la risa.

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital Ilimitada Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Descubren dos mundos “cercanos” que podrían ser habitables
noticia Europa Press
¡Webb capta en acción la formación de las primeras galaxias! Aquí los detalles
noticia Redacción elPeriódico*
Un hombre gastó 2500 euros para “volver a la vida” a su esposa


Más en esta sección

Cómo preparar ropa vieja al estilo cubano

otras-noticias

El Papa Francisco pide dar “un nuevo impulso” a la paz en visita a Sudán del Sur

otras-noticias

Todos desafían al Real Madrid en el Mundial de Clubes

otras-noticias

Publicidad