[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones

Nos toca


Nos toca asumir la nueva ciudadanía del futuro pues sin ella lo que se ha logrado desde abril no hubiese sido posible.

foto-articulo-Opiniones

 La caída del gobierno Pérez-Baldetti representa una oportunidad rara vez registrada en la historia de Guatemala, de levantarse y salir del círculo perverso de corrupción e ineptitud, que se escondían detrás de la administración de cada gobierno durante los últimos 30 años, en busca de perpetuar el modelo de gobierno mafioso que al mismo tiempo de garantizar el statu quo, aseguraba un hábitat de impunidad favorable al surgimiento de inmensas fortunas originadas en negocios corruptos con el Estado, que a su vez, alimentaban nuevas campañas electorales haciendo sostenible el modelo. Romper el patrón, solo fue posible por la variable independiente no controlada que representa CICIG y que con sus investigaciones está poniendo en vitrina, toda la gama de delitos y mafias que se cobijan en las estructuras de un Estado, a la vista de todos los ciudadanos que pasaron de la sospecha a la constatación. Nos toca a los ciudadanos

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Theegala toma el mando en Phoenix
noticia AFP
EE.UU. cree que Ucrania puede derrotar a Rusia con el «equipamiento adecuado»
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Audiencia por el antejuicio contra Aifán será a puerta cerrada


Más en esta sección

“Las mayorías y no las minorías deben mandar en una democracia”

otras-noticias

Cédula de Vecindad

otras-noticias

Esto no es Woodstock, es Guatemala

otras-noticias

Publicidad