[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones ep

Una Corte contra-poder


El pecado capital de la magistratura 2016-2021.

foto-articulo-Opiniones ep

  En reiteradas ocasiones, he sostenido la hipótesis que a lo largo de la historia reciente, Guatemala ha sido un país sin la institucionalidad necesaria para canalizar y resolver conflictos por la vía política. Esta falencia genera la necesidad de un “árbitro de última instancia”: un actor que juega el rol de mediador, filtro político, garante del orden y salvaguarda final del sistema. Hasta 1993, ese rol lo jugó el Ejército. Pero con la transición democrática, dicha función se trasladó gradualmente a la Corte de Constitucionalidad (CC). No obstante, con el paso de los años, y ante la incapacidad de las elites de apostar por el fortalecimiento de la institucionalidad, la función pretoriana de un “arbitro de última instancia” solo se ha profundizado. Por ello, fácilmente podemos reseñar como, desde 1993 a la fecha, pero particularmente, a partir de 2001, la CC ha estado en el epicentro de todos los

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso.

Disfruta de acceso ilimitado a la versión digital por Q1/mes

Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Manfredo Marroquín
El arte del simulacro
noticia afp
Miguel Cabrera sueña con un título
noticia Redacción Cultura
Samabaj: Unesco y Cultura concluyen exploración en sitio arqueológico sumergido en el Lago de Atitlán


Más en esta sección

Vientos huracanados desde Brasil

otras-noticias

Velorio electoral

otras-noticias

Informalidad y comercio internacional

otras-noticias

Publicidad