[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El poder detrás del poder

opinion

Los que matan la democracia son los políticos, los dictadores solo la entierran con honores.

Enredados en un sistema perverso los gobiernos no gobiernan, perdiendo legitimidad cediendo el poder a las mafias o clanes de todo tipo, adaptando la naturaleza del Estado a intereses diversos que son el espejo de la enfermedad social que nos agobia, sufriendo algunos fiebres melancólicas, debilidad más peligrosa que una dictadura. Haciéndonos creer con astucia y por caridad que somos libres, olvidando que los pueblos sin justicia, educación, trabajo, seguridad y con hambre están jodidos y no pueden serlo. De esa cuenta, los conflictos sociales se planifican y financian con fines aviesos, sin tener la capacidad política de hacer política ni entender que respetar las diferencias no significa impedir acuerdos, desconociendo la realidad social enfocados en lo único que les interesa: hacer dinero a eggs. Una falta de visión que mantiene al país a la deriva en manos de la liviandad de los dirigentes, provocando desencanto y apatía que de no rectificar, cinco o diez gatos votarán en las próximas elecciones, tapándose la nariz. La ausencia de capacidad y el desorden organizado que generan, impide articular un movimiento político concreto en un momento histórico concreto y, encausar dentro de la ley a los intocables que cooptan el Estado y mandan sin suplicar, logrando entre otras cosas que no se integre un entramado judicial sólido.

El botón de muestra es el secuestro cínico de la Justicia que diputados mafiosos hacen por encargo, postergando la elección de las Cortes y acosar a la CC, jugando en plena crisis sanitaria con los valores sociales a placer sin inmutarse, desnudando que la acción política no es suficiente para curar el cáncer que nos carcome el alma: la incapacidad y la corrupción. Aquí, en lugar de patriotas sobran mañosos con habilidad para meter un gato al microondas y sacar un pollo asado. El espectáculo que dan esos maromeros es deprimente, sin cumplir sus obligaciones elementales y encima, asolear los pormenores de sus pasiones, repartiéndose sin rubor la mermelada. Para luego ir a misa los domingos a somatarse el pecho o al culto a dar el diezmo cash a Cash, cometiendo tranquilos en la semana varios de los siete pecados capitales viejos y de los  modernos, actualizados por la Iglesia. Entre ellos, dañar el medio ambiente, la desigualdad social, ocasionar pobreza, acumular excesiva riqueza y la injusticia, siendo oportuno recordar las palabras de su Santidad Benedicto XVI en la Encíclica DEUS CARITAS EST del año 2005 que dice: sin Justicia ¿Qué son los reinos sino una gran banda de ladrones? Frase de San Agustín que nos viene como anillo al dedo, al vivir con arte y engaño la mitad del año y con engaño y arte la otra parte a la sombra de ORA PRONOBIS, en un país hecho de mentiras. Sin distinguir todavía la línea que separa la casual de la eterna y priorizar el interés económico sobre la dignidad humana, escondido en un fraude moral envuelto en papel celofán, regalo envenenado amarrado con cibaque como un tamal negro o colorado.

Surgiendo la pregunta: ¿Es democracia un modelo pervertido violando la ley en forma sistemática con impunidad? La respuesta por supuesto, es NO. En la práctica es una dictadura bien elaborada, sometiendo a los pobres y la clase media a controles sutiles o descarados, viviendo con la esperanza de un milagro que nunca llegará, pensando que las cosas pasan hasta que pasan. Y si un día se les ocurre investigar a los que hace unos años decían que eran honrados, -sin avisar cuando dejan de serlo- no van a caber los corruptos en el Mateo Flowers. Los políticos seducidos por el olor del billete nunca van a cambiar, quedándose chiquito ALI BABÁ y sus 40 boys, conociendo al dedillo que los negocios turbios son muy rentables, porque no hay obra sin sobra y lo que no se transa no avanza, convirtiendo los cargos públicos en trampolín de sus delirios, hasta que se reviente la pita. Joya. Los que matan la democracia son los políticos, los dictadores solo la entierran con honores. Y no es cuento.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez
Juramentan a Humberto Leonel Sosa en sustitución del encarcelado diputado Julio Juárez Ramírez

Nuevo integrante del Legislativo asume curul como independiente en reemplazo de quien guarda prisión al ser vinculado con asesinato de un corresponsal de prensa –aunque murieron dos y otro quedó gravemente herido en Mazatenango el 10 de marzo de 2015–.

 

noticia
Abusos de guardia del Cocode en Mixco
noticia
Kiko rompe el silencio sobre su supuesto medallón satánico

Kiko desmintió los rumores sobre su supuesto medallón satánico que ‘predice’ muerte de actores de El Chavo.



Más en esta sección

Directivos y jefes de bancada han cobrado Q10.6 millones de enero a octubre

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

El “Zar” de los pupitres

otras-noticias

Publicidad