[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La pandemia de la economía

opinion

Lástima que el COVID-19 no pueda matar a la corrupción.

Los guatemaltecos hemos visto mermar nuestros ingresos por la paralización de la actividad comercial. A finales de la semana pasada, clausuraron temporal o definitiva dos hoteles de importancia. La industria del turismo está golpeada en su totalidad. Según el director ejecutivo de la Boeing, el tráfico aéreo no se recuperará sino hasta dentro dos o tres años. Si tú tienes una fábrica de calzado, dónde podrás vender tus zapatos si los centros comerciales han estado cerrados. En el futuro, con menos plata en la bolsa las compras descenderán y muchas empresas tendrán que trabajar a medio vapor. Este año, se estima que las remesas caerán cerca del 20 por ciento, lo cual golpeará el bolsillo de muchas familias. Todos los años la creación de empleo no llena la demanda de cientos de miles de jóvenes que se suman a la fuerza laboral. Este año la creación de empleos será casi nula. La pandemia de la económica es dramática.

En el caso del gobierno. Cuando se agote la sobreabundancia actual de fondos públicos, fruto de los empréstitos aprobados por el Congreso, los más altos funcionarios se darán cuenta que las cajas fiscales estarán con pocos recursos y que las necesidades sociales seguirán en alza. Esto obligará a una reingeniería del Estado y del país. Sí o sí.

Según José Alejandro Arévalo Alburez, el déficit fiscal de este año podría saltar al seis por ciento y la deuda al 32 por ciento del PIB. Por el COVID-19 la deuda pública aumentó en más del 20 por ciento con relación al PIB. Gracias a un manejo prudente de nuestra economía, aún tenemos techo para endeudarnos si tomamos con referencia el PIB, pero se encienden las luces rojas si lo relacionamos con la tributación. Una parte del endeudamiento del COVID-19 se destinó al pago de aumentos salariales en el Estado y derivado de pactos colectivos y para el Congreso. No todo fue para la emergencia como debió ser. ¡Qué desgracia! El agujero fiscal de este año se estima que será de 12 millardos de quetzales.

Para resolver el problema, por un lado, habrá que ver cómo se aseguran más fondos para la población; y, por el otro, también para el fisco. Un alivio inmediato para el vecino será realizar el cobro de alumbrado público equivalente al diez por ciento del consumo. Habrá que hacer de Guatemala un país amigable a la inversión extranjera para crear los tan deseados puestos de trabajo. Deberá analizarse y aprobarse el proyecto de Ley general de infraestructura para duplicar la extensión de nuestras carreteras, lo cual demandará mucha mano de obra en la provincia. Esto y otras muchas iniciativas permitirán poner más dinero en la bolsa del ciudadano.

Con respecto al gobierno, la recaudación aumentará sustancialmente si se combate de frente al contrabando y la defraudación aduanera. Según la Asociación de Porcicultores y Comercializadores Pecuarios de Guatemala, comparado abril de este año con el del pasado, se duplicó el contrabando de cerdos y de carne de coche. Se estima que el contrabando este año será de alrededor de veinte millardos de quetzales. La mayor parte proviene de México, ahora incentivado por la devaluación del peso. Productos que deberían ingresar con control sanitario, vienen sin él. En Guatemala se venden los huevos desechados de los supermercados y tiendas de Chiapas. El contrabando aniquila a empresas guatemaltecas que pagan impuestos y generan mano de obra. Por el mal manejo en México del COVID-19, esta frontera es altamente peligrosa porque por ella pasa igual contrabando que coronavirus. El gobierno está de brazos cruzados.

En el caso del Estado, se trata no solo de buscar mayores ingresos para el fisco, sino de velar también por el uso eficiente de los mismos. La reingeniería del Estado exigirá la reducción de los salarios mayores de la administración. No podemos seguir teniendo un presidente que sea uno de los mejor pagados del mundo. Entre otros, Colombia, Ecuador y México ya han planteado la reducción de salarios de la alta burocracia e impuestos a los sueldos de todos los trabajadores del Estado. Habrá que terminar con las plazas fantasmas, las duplicadas e inútiles. Reducir las dietas. ‘Transparency International’ denunció  que en la Municipalidad de Villa Nueva cada miembro de la corporación devenga anualmente cerca más de 74 mil quetzales en concepto de dietas. ¡Un saqueo legal! Urge rehacer los onerosos e inconstitucionales pactos colectivos de trabajo. Habrá que eliminar entes innecesarios y el gasto paralelo, suprimir los bonos para que solo existan los universales. Eliminar los seguros de vida y salud privados: los que laboran en los organismos del Estado deberán ir al IGSS. Eliminar la indemnización para diputados y magistrados. Eliminar o reducir los viáticos, gastos de representación, viajes, gasolina, ropa, bebidas alcohólicas, alimentación, y las famosas cajas chicas del Congreso. En el Legislativo hay mucho desperdicio y también muchos ladrones. Habrá que reducir a la mitad el número de diputados. Suprimir el Parlacen cuyo costo es de 16 millones de quetzales al año. El excandidato presidencial Edmond Mulet señaló que todos los sectores están económicamente golpeados, menos el de los políticos. Por ello, sugirió que los partidos voluntariamente al unísono decidan no recibir los 66 millones de quetzales que habrá que pagarles en los próximos tres años, por deuda electoral. ¡Que no ordeñen a la vaca en medio de la pandemia!

Urge apagar el ventilador a la corrupción que, desde que se fue la CICIG, tiene más oxígeno. Según el Banco Mundial, el 20 por ciento del presupuesto se diluye en corrupción. No sé si Giammattei se irá ‘home’ o, con medias tintas, solo se quedará en  primera base. No debemos volver a la vieja normalidad que en sí era ya problema, sino a una nueva. La de mejores personas, menos egoístas, más solidarias y más humanas. No preocupadas tanto por tener más como por ser más.

gasturiasm@gmail.com 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Méndez Vides
Fuegos artificiales

Por el gusto del asombro al contemplar el cielo.

 

noticia AFP
Japón lanzará satélite guatemalteco para monitorear recursos naturales
noticia
Huida hacia adelante del chavismo


Más en esta sección

Miles y miles de argentinos desfilan ante el féretro de Maradona

otras-noticias

El final de Maradona «no ha sido el mejor que nos hubiese gustado», dice Tebas

otras-noticias

Honores y fervor futbolero en emotiva despedida al ídolo Maradona

otras-noticias

Publicidad