[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El “suero del criterio” sobre la nueva “aguja hipodérmica”

opinion

Harold Lasswell desarrolló su teoría de la aguja hipodérmica mientras analizaba los efectos de los mensajes políticos durante la primera y la segunda guerra mundial. La historia de la Comunicación sitúa sus estudios más trascendentales entre 1920 y 1930, cuando planteó que los medios de comunicación “inyectaban” la información en las audiencias, y estas la creían sin cuestionar.

Los críticos de Lasswell aseguraban que su teoría subestimaba al público, pues se le veía como un conjunto de autómatas que solo reaccionaban a la información “inyectada” sin creerlos capaces de someterla a juicio o de hacer valer su propio criterio.
El tiempo pasó y, efectivamente, los lectores, televidentes o radioescuchas se volvieron más críticos y menos conformistas con la calidad de la información que recibían. Los mismos medios crearon protocolos más estrictos para corroborar los datos que los reporteros llevaban a la redacción, y el aumento de la competencia los llevó a apostar por mejores contenidos.

Hoy, nuevos actores han entrado al juego: las redes sociales. Si Lasswell viviera en nuestros días, sin duda alguna se apasionaría por el rol que ahora tienen en el modelo de comunicación. Esas redes son las que ahora “inyectan” la información y generan respuestas en automático por parte de muchos usuarios. Es más, es tal su penetración, que muchos medios informativos tradicionales han tenido que sacrificar la calidad por la velocidad de los contenidos, lo que ha sido una decisión de la que ha dependido la supervivencia de muchos en el mercado de la comunicación.

El poder de las redes es indiscutible y encaja perfectamente en la óptica de Laswell; según él, los medios de comunicación eran capaces de generar estímulos en las masas y hasta podían moldear conductas. Nada describe mejor a estas plataformas. Los challenges, la viralización, el posicionamiento de marca y los hashtags son la prueba perfecta de su influencia.

Pero quizá lo que retrata a la perfección la teoría de la aguja hipodérmica es la ola de fakenews. Bastan un titular impresionante o una fotografía atractiva para lograr los cientos de compartidos que “legitiman” a una información. La emergencia del COVID-19 es un claro ejemplo. ¿Cuántos audios o noticias falsas ha recibido durante la cuarentena? ¿Cuántos de esos mensajes, incluso han sido utilizados para consignas personales y para alimentar el odio y la división? ¿Cuántas veces hemos compartido esa información por el simple impulso de hacerlo o por la ola que muchos provocan para dañar?

Quizá nos ha hecho falta el “suero del criterio” para imponernos a esa aguja hipodérmica. Las redes sociales pueden ser una gran herramienta si se utilizan con sabiduría.
Rahaf Harfoush, una de las estrategas de campaña de Barack Obama, ha compartido que las redes sociales fueron un componente importante en su plan de comunicación, cuyo objetivo era generar empatía y un sentido de unidad.

Quizá sea esta crisis una oportunidad para llevar esos mensajes constructivos y de esperanza. La humanidad ya está lo suficientemente golpeada para que esta aguja hipodérmica inyecte más odio y más resentimiento en nuestras sociedades. Quizá esta vez la guerra no está en las calles como cuando Lasswell desarrolló su teoría, sino en los dispositivos electrónicos desde los que queremos imponer un criterio, una razón, un mensaje, quizá, sin más sentido, que el de destruir.

Santa Teresa de Calcuta decía: “Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de decir, pero sus ecos son realmente infinitos”.
¿Qué tal si “inyectamos” un poco de eso?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Braulio Palacios elPeriódico
Tuenti, una nueva oferta de telefonía

La marca española arribó a Guatemala con una oferta sin contratos y con combos mensuales.

 

noticia Atli Schoenbeck
Un príncipe “Hipster”
noticia RONY RÍOS rrios@elperiodico.com.gt
Por asesinato de Alcalde de Rabinal se inicia juicio


Más en esta sección

Directivos y jefes de bancada han cobrado Q10.6 millones de enero a octubre

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

El “Zar” de los pupitres

otras-noticias

Publicidad