[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Medidas excepcionales hacia la gente


“El dinero sólo importa por lo que nos puede proporcionar”. Lord Keynes, “Breve tratado sobre la reforma monetaria”.

foto-articulo-Opiniones de hoy

Importante ese vocablo utilizado por el Ministerio de Finanzas, buscando además el financiamiento de la banca central, tal y como debe ser, tal y como está siendo practicado en todos los países civilizados del orbe. Primero la gente, luego todo lo demás. Se trata de una propuesta de Q11 millardos destinada a crear un fondo de crédito para capital de trabajo de pequeñas y medianas empresas, un fondo de respaldo al IGSS y un fondo familiar. Aún cuando falta mucho por escudriñar y hay dudas de implementación, ello significa un giro de 180 grados en la forma de hacer política económica en el país, y especialmente política fiscal y monetaria.

Primero la gente, tal y como lo dice un libro editado por Fondo de Cultura Económica, editado por Michael Cernea: muchos proyectos de la vida pública, y de la privada por supuesto, tienden a fracasar, por creer que tan sólo ese estribillo de la “máxima ganancia” es lo que cuenta. Los programas y los proyectos son insuficientes si no incorporan las emociones, los sentimientos y las aspiraciones de la gente. Si el factor humano no es el propósito último de la política pública, entonces para qué nos molestamos en pagar impuestos y empujar un orden público civilizado,  en donde como dialogaba con el entrevistador en un programa de radio: el trabajo no puede subsistir sin el capital; pero sin lugar a dudas, lo contrario resulta ser el meollo aquél de “¿qué es primero, el huevo o la gallina?”: está demostrado en el mundo de las ideas económicas que es la gente, bien organizada y dirigida por sus líderes lo que cuenta,y entonces también vale aquello que el trabajo crea la riqueza, individual y la colectiva.

Está uno claro que poner a funcionar la maquinita, como se dice por estos lares provocará vacíos existenciales a la caja de herramientas de expertos, asesoras y tecnócratas de diversas edades, quienes a partir de un artículo olímpicamente colocado en la reforma constitucional de 1993, puso un candado, inspirado por un dogma que se ha pulverizado a lo largo de la actual globalización, y ha debido ser nada más y nada menos que mister Trump, el ocupante de la casa blanca, y líder querido en Wall Street, quien ha firmado una iniciativa por allá, que supera con creces lo que el ministro González Ricci solicita a la banca central.

Aparte de las aportaciones teóricas, que por toneladas se están escribiendo en el orbe en estos momentos, sobre los giros de la nueva teoría monetaria, actuar de otra forma sería ir en contra del espíritu y el mandato constitucional. Nuestra Constitución Política claramente ordena que los asuntos de la Moneda son potestad exclusiva del Estado, y la misma se emite y se regula para formular y realizar las políticas que tiendan a crear y mantener condiciones cambiarias y crediticias favorables al desarrollo ordenado de la economía nacional. Además, un mandato claro adicional es el de fortalecer el ahorro nacional.

El dinero bajo ese concepto es entonces el medio que permite mantener el funcionamiento económico y es entonces cuando con inteligencia se debe focalizar su uso, a través de la política fiscal para dirigirlo, en casos como la pandemia COVID-19, a reactivar el consumo y la inversión, ante el decaimiento de las fuerzas  privadas que le dan vida al aparato económico. Es por ello que, como en la época posterior a la segunda guerra mundial, cuando luego las generaciones inmediatas se impregnaron del sentimiento de sus padres, se procedió a un desarrollo más ordenado de las economías, y a un sentimiento de riesgo que respetó de mejor forma el lado público de los sistemas y no tan sólo a servirse del mismo.

Todo lo que acontece es una crasa lección, dolorosa por cierto, para la edificación de un mundo más humano, en donde no seamos indiferentes al dolor  del otro, y en donde entendamos que la política pública no puede ser manejada por instituciones mediocres, ni mucho menos ser el foco de la odiada corrupción que ha sido tan devastadora como la pandemia actual.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Óscar F. Herrera oherrera@elperiodico.com.gt
CC le ordena al Congreso repetir elección de la Junta Directiva

La resolución se basa en que la diputada Alejandra Carrillo cambió de partido tras entrar en vigencia las reformas a la Ley Orgánica del Legislativo que prohíbe el transfuguismo.

noticia J Santos/L Álvarez elPeriódico
Vuelos privados pasarán por todos los controles del aeropuerto La Aurora

La medida también serviría para evitar la fuga de personas que tengan orden de aprehensión activa.

noticia Luisa Paredes/elPeriódico
Lanzan campaña regional por la niñez

En 2019, murieron en Guatemala 758 menores de edad en hechos de violencia.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Guatemala Bajo la Lupa

otras-noticias

Los seis puntos clave sobre la crisis política en Guatemala

otras-noticias

Publicidad